Cultura Solidaria

El recurso al tópico de la palabra libertad.

liberty.jpg Es habitual en el lenguaje coloquial o en declaraciones en los medios de comunicación, recurrir a la palabra “libertad” como justificación de casi todo; sobre todo cuando dicho lenguaje es superficial y por tanto carece de la necesaria profundidad.

En base a la idea de que uno puede hacer lo que quiera “siempre que no haga daño a nadie” se justifican todo tipo de comportamientos o costumbres, en muchos casos, considerados inadecuados por la generalidad de las personas.

Por supuesto todos somos conscientes de que siendo uno de los más grandes dones que posee el ser humano, sin embargo, la libertad y autonomía “ilimitadas” no son lo esencial en el hombre sino más bien su “dependencia”.
Para desarrollar la dicotomía anteriormente planteada podemos recurrir al análisis de algunos aspectos de la vida humana.

En primer lugar es evidente la indefensión y dependencia con la que venimos al mundo y pasamos gran parte de la vida. Precisamente en la génesis de la capacidad de ejercer adecuadamente la libertad es fundamental el cariño y la guía constante de los padres que con sus consejos y educación van conformando la mente inmadura del hijo. Pocas cosas hay más injustas e ilógicas que esa pretendida rebelión contra la autoridad paterna y materna, perfectamente orquestada a través de series y telefilmes, y que, por desgracia, está calando en nuestros jóvenes.

El proceso madurativo del ser humano y su capacidad de ejercer adecuadamente la libertad se va gestando en un doble juego de fuerzas. Por un lado la labor de los padres que va disminuyendo paulatinamente a lo largo de los años y por otro la aparición emergente y en constante progreso de la propia personalidad. La autonomía personal se verá siempre enriquecida y matizada por ese cúmulo de valores transmitidos en la educación familiar completada, además, por la que nos aporta el entorno social.

Un segundo aspecto de esa dependencia a la que está sometida la humanidad entera y como consecuencia cada uno de los seres humanos, es la que se deriva del extraordinario y rico bagaje de conocimientos culturales transmitidos a lo largo de la historia, de generación en generación, sin los cuales la civilización y la propia vida cotidiana individual carecería de entidad propia. Dependemos totalmente de todos los avances científico-técnicos y culturales conseguidos por los que nos han precedido y que han hecho posible el mundo moderno.

Pero es que hay más: el individuo sumergido en el torrente de la sociedad depende de los usos y costumbres del grupo social, o cultural en el que se haya inserto, todo ello sin olvidar, por evidente, nuestra imposibilidad de liberarnos de las leyes del mundo físico que nos rodea.

Finalmente, y es ésta una característica diferenciadora esencial entre el ser humano y los demás seres vivos, llevamos impreso en nuestras mentes un código ético-moral que ilumina nuestro actuar a cada paso.

Con las premisas anteriormente desarrolladas se comprende mejor la afirmación expuesta al principio “lo esencial del ser humano no es la libertad y autonomía ilimitadas sino su dependencia”. Sin embargo esto último no anula la libertad o la disminuye sino que la coloca en sus justos términos.

Si por influencia de los valores familiares un joven decide no drogarse o no dejarse llevar por el libertinaje sexual “facilón”, eso no supone una limitación de la autonomía sino que representa un uso adecuado de la capacidad de elegir. Si el legado cultural y moral de nuestra civilización nos impulsa a escoger la vía pacífica en lugar de la agresividad o el belicismo eso supone un enriquecimiento extraordinario de nuestra libertad. Dependemos, por supuesto, de nuestras convicciones éticas personales en nuestra vida diaria sin que ello suponga merma alguna en nuestro libre albedrío.

La ignorancia provoca un déficit en el ejercicio de la libertad por eso cuando recibimos una adecuada formación, nos estamos abriendo en abanico y nos hacemos más libres.

Ya es hora de que los medios de comunicación social dejen de vendernos el producto “caducado” del libertinaje fácil en todas sus varidas manifestaciones.

Cuando el ser humano se somete voluntariamente, “porque le da la gana”, a una serie de criterios morales de conducta que guían su vida diaria y que, en ocasiones, caminan de forma independiente de algunos usos y costumbres imperantes en una sociedad- que en gran parte son fruto de la propaganda- entonces es cuando actúa con la más plena y genuina libertad.

Anuncios

febrero 26, 2006 - Posted by | Filosofía y Pensamiento

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: