Cultura Solidaria

Violencia de género: dónde y quién la genera

  violenciagenero.jpg   Todos conocemos una afirmación que más o menos viene a decir que en nuestra sociedad y, en grado ascendente en cuanto a su falsedad, proliferan las mentiras, las grandes mentiras y las estadísticas (más bien estadísticas manipuladas).

Esto ha tenido un reflejo no hace mucho en noticias aparecidas en los medios de comunicación en las que se daba cuenta de un informe sobre lo que se ha venido a llamar violencia de genero, afirmándose taxativamente y como conclusión, que dicha violencia se producía en un porcentaje mayor en los matrimonios. Dicha afirmación encierra una falsedad estadística deliberada de primer orden. 

La  estadística en cuestión es la del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del Consejo General del Poder Judicial y se refiere a los casos de maltrato a mujeres llegados a los tribunales durante el segundo trimestre de 2006 y que se nos ha dado a conocer a final del año pasado.  

En ella resulta, que en el periodo considerado, el 35,6% de las órdenes de protección se dictaron contra el marido; el 30,2%, contra el compañero; el 21,8%, contra el ex compañero, y el 12,4%, contra el ex marido. Los porcentajes son semejantes a los registrados en periodos anteriores.  

Como en España el 94% de las parejas están casadas, según el último censo realizado, es significativo que entre los denunciados por malos tratos, los compañeros estén a tan poca distancia de los maridos. Si la violencia contra la mujer (también llamada “de género”) fuera tan frecuente en los matrimonios como en las parejas de hecho, entre los agresores tendría que haber una proporción de maridos maltratadores 15 veces mayor que la de compañeros. En cambio, la frecuencia de malos tratos es unas 13 veces mayor en las parejas de hecho que en los matrimonios, no hay más que hacer un sencillo cálculo con el número total de matrimonios y el de parejas. 

Llama la atención, por otra parte, la elevada proporción de ex compañeros violentos: más de dos tercios de la correspondiente a la de compañeros. En cambio, la de ex maridos es aproximadamente de un tercio respecto a los cónyuges. Esto puede indicar que la ruptura de una “pareja de hecho” es más conflictiva, contra lo que podría parecer. Esto concuerda con investigaciones en otros países, donde también se ha comprobado que la violencia contra la mujer es más frecuente en uniones de hecho.  

Lo que está meridianamente claro es lo fácilmente que se manipulan resultados estadísticos clarísimos. En este caso la conclusión que el observatorio, antes citado, sacó es irrefutable: en la familia y en el matrimonio se producen muchos menos casos de violencia de género trece veces menos) que en las parejas no casadas. Justamente la conclusión contraria a la que se nos ha intentado transmitir a través de determinados medios, por simplificación periodística errónea en algunos casos o clara intención de engañar en otros. 

Y aquí apreciamos un hecho difícilmente explicable y característico de algunos sectores de nuestro país y que consiste en tratar de desprestigiar como sea al matrimonio y a la familia atribuyéndole efectos negativos que no tiene, como ha ocurrido en el caso que nos ocupa. 

Siempre a la contra de lo que se está defendiendo en el resto de Europa donde hace muy poco y en la sede del Parlamento europeo se ha firmado una Resolución en la que  se reconoce a la familia el papel de “fundadora de la sociedad” así como el de “célula fundamental de la misma”. 

Anuncios

abril 29, 2007 Posted by | Familia, Solidaridad | 4 comentarios

¿Memoria histórica?

2-de-mayo.jpg   En un programa radiafónico uno de los intervinientes refiere como su madre le llevaba cada año a Paracuellos del Jarama con la única finalidad de rezar por las víctimas de la célebre matanza y también por los que dispararon. En esta sencilla anécdota se encierra el autentico sentido de la «memoria histórica» de la que se vuelve a hablar últimamente.

Es verdad que no se puede exigir a las personas que  padecieron el zarpazo de la violencia en plena guerra española o en los períodos  anteriores o posteriores al conflicto, que prescindan de su memoria, pues sería tanto como quitarles parte de su existencia; pero la vivencia de esos recuerdos adquiere un cariz distinto si se percibe con odio y afán de venganza o, como le pasa al protagonista de la anterior anécdota, sirve para perdonar totalmente, ya que la oración por los verdugos es la forma más plena de perdón y olvido de la ofensa cometida. 

No parece que la iniciativa legislativa que se ha vuelto a retomar en nuestro país se esté planteando en ese sentido. Dar a entender que  prácticamente toda la culpa de los atropellos producidos en nuestro país en el siglo XX la tiene sólo una parte de las denominadas dos Españas, identificada de forma deliberada con los españoles de pensamiento más o menos conservador a los que se quiere relacionar con la dictadura franquista, es un ejercicio político que más bien parece estar alimentado por el resentimiento. 

Pero ya hemos dicho que este no es en absoluto el camino, pues por muchos fusilamientos que se produjeran en el bando franquista, que los hubo, durante y después de la guerra, ese pernicioso sentimiento de odio y resentimiento puede ser también estimulado en todos aquellos que sufrieron los desmanes del bando republicano. Motivos los hay y más que suficientes. Bastaría con acudir a los documentos existentes para realizar una demostración historiográfica con algún ejemplo claro. 

En los meses previos a la guerra, hasta finalizar el mes de julio, están documentados los asesinatos de 41 sacerdotes sólo en Madrid. El estudio más detallado disponible ha acreditado el asesinato de 435 sacerdotes de la diócesis de Madrid-Alcalá durante toda guerra (un 38,8% del total. A ellos hay que añadir, sin salir de esta misma diócesis, los de 451 religiosos y 73 religiosas asesinados o desaparecidos durante la contienda.

El terror que se padeció en  España se parecía mucho al de la guerra civil rusa en cuanto, en ambos casos, el clero fue una de las víctimas principales de la violencia. La persecución de la Iglesia católica fue la mayor jamás vista en la Europa occidental, incluso en los momentos más duros de la Revolución francesa. El número de eclesiásticos asesinados –unos 7000– era proporcionalmente igual al de las matanzas comunistas en Rusia, teniendo en cuenta las diferencias de población, aunque parece que en Rusia fueron más comunes las torturas». 

A esto hay que añadir las ejecuciones de los denominados quintacolumnistas, civiles en su mayoría. «El término “quinta columna” tiene su origen en las semanas previas al asalto de Madrid de la Guerra Civil española. El autor de la denominación no está muy claro pero la más probable es la versión que la atribuye al general Mola. A inicios de octubre de 1936, considerando que la toma de Madrid era inminente, este jefe nacional afirmó que la capital caería por la acción de las cuatro columnas de [el general] Varela que se aproximaban a ella (…) y una quinta que ya se hallaba dentro: la de los partidarios de los sublevados que era, por tanto, la quinta columna.

Esta declaración fue, como poco, desafortunada y una muestra de torpeza, porque cuando llegó a conocimiento de esos violentos cuya actuación los primeros meses de la guerra no reparaba en consideraciones morales, se desencadenó una fiebre por detener y eliminar quintacolumnistas y ello provocó una persecución desenfrenada para limpiar la retaguardia de supuestos “traidores”. Es entonces cuando se llevan a cabo las detenciones incontroladas y las sacas sistemáticas de los encarcelados, para ser fusilados en masa por la noche en las afueras de Madrid. De un total de 17.000 ejecutados o asesinados en Madrid, casi la mitad murieron en ese fatídico “noviembre del 36”. 

Precisamente porque los datos referidos anteriormente son los que se derivan de la “memoria histórica” de aquellos años, es preciso abandonar el camino legislativo emprendido, pues sólo conduce a la apertura de heridas ya cicatrizadas y completamente curadas hace muchos años. ¿Hay algo más absurdo que volver a utilizar el bisturí para abrir, por ejemplo, una cicatriz de una operación de apendicitis sufrida hace más de 50 años por el simple capricho de permitir que se airee? Lo único que se puede conseguir es que se produzca una infección generalizada que afecte a todo nuestro cuerpo, a toda nuestra querida nación española. 

Por solidaridad con las víctimas de uno y otro bando la anécdota radiofónica referida al principio nos marca el mejor camino a seguir.

abril 22, 2007 Posted by | Política, Solidaridad | Deja un comentario

Felicitación al Parlamento Europeo

parlamento-europeo.jpg    Desde “Cultura Solidaria” siempre hemos compartido, avalado e impulsado iniciativas que por defender los pilares básicos en los que se sustenta nuestra sociedad, contribuyen de forma decisiva al desarrollo de la auténtica Solidaridad Humana.

En este sentido es significativa y digna de mención expresa, la firma el pasado 28 de Marzo en el Parlamento Europeo, de la “Resolución sobre la familia en Europa” por parte de diversos eurodiputados entre los que se encuentra el Vicepresidente del Parlamento Mario Mauro, Dña. Marie Panayotopoulos, Presidenta del Intergrupo de Familia e Infancia y Dña. Anna Zaborska, Presidenta de la Comisión de los Derechos de la Mujer del mismo Parlamento Europeo, entre otros; junto con 20 Federaciones y asociaciones entre las que se encuentra el conocido e internacional Instituto de Política Familiar (IPF).

Dicha Resolución expresa y reconoce a la familia el papel de “fundadora de la sociedad”, afirmación que aún pareciendo algo evidente no por ello deja de ser muy necesaria en los momentos actuales, especialmente en nuestro país. Según declaraciones de la presidenta de la Red Europea del Instituto de Política Familiar: “se está consolidando un movimiento internacional familiar sin precedentes en Europa”. La firma de la aludida resolución en el Parlamento Europeo es uno de sus frutos más inmediatos.

No podemos dejar en el olvido que más de 1000 ONG internacionales de 60 países dieron su apoyo a la manifestación de la familia del 18J en Madrid y en la que más de un millón de personas salieron a  la calle en defensa de la familia española. Además no cabe duda que el impulso de la presidencia alemana de la UE, está siendo decisivo en el desarrollo de una nueva  política familiar europea, como respuesta al preocupante problema demográfico de nuestro continente.

Las palabras del Vicepresidente del Parlamento Europeo en el acto de la firma son claras y deben ser escuchadas especialmente en nuestra nación: “Ante la difícil situación demográfica que atraviesa Europa, nuestra mirada se vuelve a la familia, célula fundamental de la sociedad”. “Es necesario buscar políticas concretas en defensa de la familia”.

Por supuesto y como premisa previa, esas políticas pasan en primer lugar por la defensa de la estructura familiar básica que no es otra que la integrada por el padre la madre y  los  hijos, empezando por declaraciones públicas claras de apoyo a la misma, unidas a iniciativas parlamentarias que se plasmen en ayudas económicas reales, que equiparen a España con el resto de los países de la UE. 

La solidaridad más importante es aquella que se dirige hacia cada una de nuestras familias. Por ello nuestra felicitación, una vez más, al Parlamento Europeo. 

abril 6, 2007 Posted by | Familia | Deja un comentario