Cultura Solidaria

Mirando más a los intereses propios o de partido que a los del pueblo

Podríamos titular este escrito “Dos por uno”, como en rebajas de tiendas, pues el mismo número de El Adelantado, comenta dos noticias en torno al mismo tema, la Ley de la “Memoria Histórica” que nos dejó en herencia el ínclito Zapatero, como testimonio de su prolongado paso por Moncloa. Por un lado (pág. 8) “Comerciantes y vecinos recogen firmas contra el cambio de nombre de la Avda. Fernández Ladreda”, y por otro  “El juez estima la petición de IU. sobre el, monumento a los represaliados”.

En la primera noticia se demuestra que el Concejo pone más empeño en cumplir la ley de la Memoria, rencor y revancha, que la de la concordia que el recién homenajeado con nombre de Plaza, Adolfo Suárez, con el esfuerzo, colaboración y aportación de “todos” los partidos “pudo prometer y prometió” y nos regaló, la de 17 de octubre de 1977, “Ley de la Amnistía”, transición modélica que tanta paz y progreso a “todos” nos ha proporcionado. Noticia que demuestra que más que a la ley, y a los intereses del pueblo, el ejecutivo municipal está al mandato de la minoritaria IU., al pacto y su ultimátum, que a los intereses de los ciudadanos.

Con una pseudo consulta al pueblo, a vecinos que les van a cambiar el nombre de su calle, consulta que no realizaron para colocarnos el tan ajeno y desconocido para los segovianos nombrecito de “Guiomar” para la estación del AVE, referido a un amor platónico del poeta sevillano, republicano, A. Machado, consulta que no pregunta si desean o no el cambio de placa, sino que elijan entre don posibles nombres propuestos desde el Concejo.

En lo tocante a la Avenida Fernández Ladreda, dedicada al polifacético personaje D. José María Fernández Ladreda Menéndez Valdés, importante personaje distinguido con diversas recompensas y reconocimientos, muchos del extranjero, que fue destacado profesor en nuestra Academia de Artillería, que ya destacó mucho antes del franquismo, y al que por lo mucho que hizo por Segovia, la ciudad le nombró Hijo Predilecto y le concedió la Medalla de Oro de Segovia. Vecinos, comerciantes, profesionales y empresarios de la Avenida, ante la pantomima de consulta, han respondido unánimemente su disconformidad y oposición al cambio de nombre, con 202 votos en contra y sólo 5 que les traía al pairo, por lo que de llevarse a cabo demostrará el rodillo consistorial gobernado por IU, su pacto y sus condicionamientos.

La segunda noticia nos informaba de la erección de nuevo homenaje, la colocación de un monumento “A los represaliados” en Cuéllar, monumento que igual que el, no hace mucho, plantado en el punto central de la calle más céntrica y transitada de Segovia, ambos homenajes a uno de los sectores, vuelta a la división en los dos bandos de la España franquista. ¿Es a esto a lo que laman “Memoria Histórica”?
El vecindario, “casi” unánimemente contrario al torpe, inoportuno, revanchista y costoso cambio (un empleado de banca se quejaba de gastos y molestias que habrán de emplear en cambio de archivos, documentos, clientes, proveedores…), sigue pensando que el Consistorio está para problemas y asuntos que importan más a la ciudadanía, que Segovia y los segovianos tenemos temas más serios, como por ejemplo adecentar esta importante Avenida, que con tal nombre figura en el callejero de tanta ciudad española, incluida la capital del reino, que tras gobiernos de signo vario, entre ellos el socialista de Tierno Galbán, no se ha retirado la placa que en su día se concedió.

Tal vez piensen que borrar nombres, puede indicar odio o revanchismo, pero no suprimir un período de la Historia, y que pocos desean volver a la España de los dos bandos.
Hay una virtud tan importante como no errar, que es reconocer el error y…, rectificar. Todavía se está a tiempo.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ.

febrero 16, 2015 Posted by | Sociedad | Deja un comentario