Cultura Solidaria

Procesiones del siglo XXI y más

semana-santa-granadaQuiero comenzar este mi artículo pidiendo disculpas a D. Jesús Eloy García por tomarle prestado el titular del suyo anterior, al tiempo que advertir al lector de que la coincidencia entre ambos artículos se limita a eso, al titular, pues no estoy de acuerdo en que los sentimientos religiosos y el fervor estén en retirada, ni que la Iglesia pierde feligreses y gana poderío económico, ni que quienes hoy creemos y practicamos, más o menos correctamente, seamos “homo sapiens del siglo XXI”, sino hombres actuales normales y corrientes en todos y cada ambiente o facetas de la vida, también discrepo diametralmente con el citado artículo cuando habla de individuos danzando con trajes de mujer, o alude a la ingestión de coca…

Por supuesto, respeto las creencias y vivencias del Sr. García, como entiendo y deseo que él respetará las mías, que en la diversidad de opiniones se basa la libertad de expresión. Aunque las procesiones, y los cultos religiosos, cada cual las siente y vive a su modo, que son como la feria, que cada cual la vive y cuenta a su manera, yo intentaré razonar mi opinión sobre las procesiones y su sentido hoy.

Procesión, según el Diccionario es “marcha de personas en orden por la calle”, proceder una cosa de otra, sucesión de pasos, viniendo la palabra paso del latín “passo”, sufrimiento, conceptos que en conjunto definen nuestros extraordinarios desfiles procesionales, pues si bien cada región o pueblo tienen su peculiaridad, todas coinciden en eso, marcha de personas en silencio, o rezando, en honor de Jesús, o la persona sagrada procesionada, y siendo principalmente los de la Semana Santa, sucesión de pasos o “sufrimientos” de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Precisamente nuestras procesiones se caracterizan por la piedad, silencio, orden y sobriedad, rezo en las calles que así se hacen templo.

Así queda descartada como finalidad primordial, aunque también lo sean, como efecto colateral, dada la calidad de nuestra imaginería, exposición o museo al aire libre, y aunque los no creyentes, tibios practicantes o indiferentes aprovechen el tirón de visitantes para sus fines económicos, o incluso los políticos lo utilicen como evento cultural y como oferta turística. Y desde luego hay que tener mala intención para asimilarlas a desfiles de carnaval, que aunque personas del pueblo ofrezcan lo mejor de sí, entre ellos sus tradiciones, danzando con trajes de bailes del paloteo, no sólo no femeninos, sino con origen guerrero, aunque su ardor y entusiasmo lo pongan al servicio del Señor, que como a Pedro dice: “Mete tu espada en la vaina, la copa que el Padre me ha dado ¿no la he de beber”? y de estas danzas de origen guerrero, labriego, festivo o de boda, cuidadosamente guardados por generaciones, tenemos bastantes ejemplos en Castilla y en nuestra provincia segoviana; entre ellas la danza que en todo el recorrido de la cuellarana procesión del Niño de la Bola realizan los 8 mozos.

Puedo afirmar que en el Vía Crucis viviente del segoviano barrio de S. José he visto rostros emocionados ante el realismo de los pasos o “sufrimientos” de Jesús, desde el clamoroso recibimiento con palmas y vítores, pasando por el prendimiento, el juicio, los azotes y la vil coronación, el camino con el pesado madero, cayendo tres veces, hasta la culminación de la crucifixión, muerte y resurrección, y he visto el dramático silencio y la oración de familias enteras… Y como antiguo Hermano Mayor de una de nuestras cofradías, podría contar casos de piedad y dolor auténtico, pero valga el caso de un director de banco que nos pidió permiso para entrar el matrimonio bajo los faldones de la carroza y empujar, por supuesto como promesa y en el mayor anonimato, como anónima pidió ser la familia que regaló un precioso y valioso estandarte, y no se trataba de familia que nadase en la opulencia, o como lo son cantidad de donativos recibidos…

He visto rostros llorar de emotiva devoción al paso de estas que el Sr García llama “anticuadas” procesiones, y son millares los que viven con auténtica devoción estas representaciones de los más significativos Misterios, y pienso que con uno sólo que se convirtiese, ya merecería la pena sacar a la calle nuestras más queridas imágenes. No, Sr. García, en nada se parecen las procesiones en que algunos fieles piden por sus necesidades o agradecen favores recibidos, ofreciendo esos posibles “dolores de espalda, cervicales, columna o piés…” que Dios no pide, pero ellos lo dan, en nada se parece a esa empresa que Vd. dice, en que el jefe pidiese o exigiese este personal sacrificio, porque aquí ellos lo ofrecen voluntaria y alegremente, agradeciendo tanto sufrimiento, desaire y desprecio como Jesús sufrió por todos nosotros, y que con las procesiones recordamos.

Pues eso que las procesiones siglo XXI y los Vía Crucis, y los triduos, novenarios, vigilias u otros cultos, son devoción del pueblo, oración y catequesis populares y populosas, que para nada excluyen la oración privada, silente y personal de cada uno, en la calle convertida en templo, o en el más recóndito banco de la iglesia, que Dios no exige protocolo alguno ni necesita salón de recepciones, para recibir a todos y cada uno. Y todo ello en el siglo XXI, y los muchos venideros, porque el Cielo y la Tierra pasarán, pero su Palabra no pasará, ni aun con el egoísmo, el materialismo y el tesón que los no creyentes ponen en quitar la fe y la piedad..

Manuel Fernández Fernández

Anuncios

abril 5, 2015 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

Impersonable desprecio a Glenm Murray en la casa de la moneda

Glenm MurrayTodos los segovianos, y más los interesados en el patrimonio histórico artístico de nuestra Ciudad Patrimonio de la Humanidad, sabemos de los vaivenes que este singular monumento ha sufrido desde que se pensó en su rehabilitación desde la situación de un complejo industrial en galopante ruina, hasta el ilusionante presente y esperanzador futuro de uno de los más visitados hitos en nuestra cultural y turística ciudad.

Desde el feliz momento en que allá por el 1955 el ingeniero técnico de la F.N.M.T., Rafael Durán, diera luz a esta rehabilitación, en 1974 se iniciaron conversaciones entre Ayuntamiento, Banco de España y F.N.M.T., lo que movió a Leopoldo Moreno a adquirir el ruinoso complejo con fines especulativos, hecho que a la vez provoca la resolución de declararlo, en 1982, Monumento Histórico Artístico, poniendo el Sr. Moreno una parte en venta, pero no se puede dividir el edificio por estar en trámite de declaración de BIC; ya en 1986, al ser declarada Segovia Ciudad Patrimonio de la Humanidad le es impuesta la condición de asumir el proyecto de rehabilitación del Real Ingenio.

En 1988 se presenta un completo proyecto de Museo “vivo”, es decir de ceca antigua, pero fabricando monedas artesanales que puedan venderse en la propia tienda.
En 1989 se acuerda la expropiación por 102 millones y pico de pesetas, y un coste de rehabilitación de casi 386 millones, a lo que no accede el propietario, que lo adquirió en 17 millones, y que pide 1886 millones, por lo que realizada la expropiación hay que fijar el justiprecio.
En 1994 y 1995 comienzan obras en azud y compuertas y PP y PSOE lo ponen en sus programas electorales…

Así a grandes pasos, entre acuerdos, proyectos, promesas, inundaciones, inclusión en el Libro Guinness de los Records, más o menos rechazado o imitado el proyecto global del Director Técnico y Coordinador del Comité Científico de la Fundación Real Ingenio de la Moneda, Doctor Glenn Murray, consistente en el susodicho museo “vivo”, con edición y venta de monedas, tienda, restaurante –cafetería, terraza…, se propone inaugurarlo en 2002 con una grandiosa exposición, “La moneda en Europa: pasado, presente y futuro”.

Murray, que lleva trabajando incansablemente y sugiriendo ideas y aportando planes, sin cobrar un céntimo, es felicitado por la Universidad de Valladolid, diversas asociaciones numismáticas, expertos de todas partes, incluso por el Presidente Aznar, pero al no obtener contrato laboral tiene que regresar a su casa en California, si bien dice que vendría si se convoca concurso de provisión de esta plaza.

Parece ser que no gusta en algunos ambientes oficiales, por ejemplo el Ayuntamiento, que, impulsado por el interés que pone en este proyecto que originariamente siempre ha apoyado, critique el abandono o lentitud del proyecto, y el anunciado cambio de usos, que se pensó en ceder medio complejo a la IES University para “vivero de empresas”, “Centro de Interpretación del Acueducto”, etc, lo que ha producido un desencuentro que prácticamente ha separado al Doctor Numismático promotor del proyecto y a no contar con él en la actualidad.

…Tras este vía crucis largo y penoso, y por supuesto carísimo, en que todo sea bienvenido si el proyecto llega a buen fin, que no me disgusta cómo va quedando, hoy sí me he llevado un disgusto, pues no trago con las injusticias, y realizando la visita a la exposición temporal y las nuevas aportaciones, he visto una placa con una extensa nómina de agradecimientos a instituciones y personas que han colaborado a que hoy sea una loable realidad el Real Ingenio de la Casa de la Moneda, sin duda uno de los importantes hitos de toda visita a la ciudad, que de bien nacidos es ser agradecidos, todos los allí expuestos con sobrados merecimientos para figurar en este cuadro de honor del colaborador, pero…no he visto el nombre de uno de los principales, si no el más importante, promotor de la obra, el Doctor Numismático Glenn Stephen Murray y Fantom, Premio “Europa Nostra” y Medalla Peñalosa y Segoviano del Año, creador y Presidente de la Asociación de Amigos de la Casa de la Moneda…

¿Quién, y por qué, margina a este hombre, auténtico motor de la obra, autor del proyecto inicial, en tanto porcentaje seguido por lo ahora hecho, que ha puesto ilusión, trabajo, ideas, tiempo y publicaciones, siempre defendiendo el proyecto, y tal vez defenestrado por el ímpetu y en directo con que siempre ha peleado, como si para él pidiera, tal vez echando en cara la pasividad, inoperancia, protagonismo e inutilidad de algunos?

Pues, don, o míster, Glenn, sepa que muchos segovianos agradecemos su impagable aportación a lo que hoy ya es bonita realidad, porque Vd. y algunos más, creyeron que aquel complejo ruinoso era eso, ruinas, pero históricas y nobles ruinas a las que con el soplo de ilusión de tanto voluntario podría darse esta nueva y esplendorosa vida, y aunque algún político haya olvidado poner su nombre en las listas de agradecimientos, las hemerotecas hablan de su entusiasta, impagable e imprescindible aportación.

Manuel Fernández Fernández

abril 5, 2015 Posted by | Sociedad | Deja un comentario

Devoción y realismo en el vía crucis del barrio segoviano de San José

Vía crucis San JoséEl pasado 27 de marzo, “Viernes de Dolores”, como cada año, 17 ediciones ya, la Cofradía de Ntrª. Srª. de La Piedad, que este año cumple su cuarto de siglo de vida y de eficaz actividad, que fue creada allá por 1990, y la feligresía de la parroquia de San José, escenificaron los pasos de la pasión, muerte y resurrección de Cristo, dentro del denso calendario de actos piadosos y cultos religiosos, así como culturales, que la Junta de Cofradías celebra cada año, en la Semana Santa segoviana, ya declarada de Interés Turístico Regional, y en trámites para ampliar su ámbito al nacional. Esta escenificación de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor es una masiva catequesis y una oración popular y populosa.

Las calles de San José, Los Sexmos y El Palo, se convirtieron en esta fresca noche segoviana en auténtico “Vía Crucis”, camino que Jesús recorrió en sus últimos días terrenos, desde su triunfal entrada en Jerusalén, pasando por su última cena con los discípulos, el prendimiento en el Huerto de Getsemaní, con la negación de Pedro antes del canto del gallo, la defensa que Pedro realiza cortando la oreja a Malco, criado del Sumo Sacerdote, el juicio en el Sanedrín, con la flagelación de Jesús atado a la columna, la coronación de espinas, la presentación del “Ecce Homo”, o la propuesta de, según costumbre de el día de la Fiesta indultar a un reo, elegir entre Jesús y Barrabás conocido malhechor, pidiendo la plebe la crucifixión de Cristo, y cargándole con la pesada cruz en la que será ajusticiado, le conducen por las calles de estos barrios, convertidos en Vía crucis, con las tres dramáticas caídas, tan realistas que no sabe uno si son simuladas o auténticas, pues el pesado madero, los pies desnudos y el intenso frío del pavimento han de hacerse sentir, no faltando la ayuda de Simón de Cirene para que llegase vivo al Calvario, así como la caritativa limpieza del rostro por la Verónica.

El momento que por su significado y por el realismo pone el vello tieso es la crucifixión, junto a los dos ladrones, las últimas palabras de Jesús, no faltando la tablita con el INRI, la caña con hiel para la sed del moribundo, la suerte con juego de dados repartiéndose las ropas del Redentor. Al recuerdo contrito de este atroz tormento de Cristo, se unía el sufrimiento por ver el frío que, tras la sudada del camino con el pesado madero, estarían pasando los tres crucificados desnudos a la fría intemperie del segoviano “Gólgota”, expuesto a los fríos efluvios de la cercana nieve del Guadarrama…Para mí el cénit de la emoción se alcanzó con el veraz y auténtico descendimiento por José de Arimatea y los suyos. En el momento del “Todo está consumado”, unos temblores acústicos y luminosos pusieron al límite la emoción y el dramatismo. Llevando a paso demasiado lento al Jesús difunto cubierto con liviana sábana hacia el entierro en la parroquia.

La dramática escena de María con el Hijo inerte entre sus brazos, el entierro y la gloriosa resurrección, con canto de “Quien me presta una escalera”, a modo de saeta, ponen punto final a este acto de intenso dramatismo y popular devoción, aunque ya en la iglesia el escenario era menos aparente.

Un diez para esos 150 colaboradores que, cada cual en su oficio de escenógrafos, utileros, técnicos de sonido o en efectos luminosos, tan eficazmente lo hicieron, especial para los 50 actores que tal realismo dan a cada personaje, y mi más prolongado aplauso para Miguel Ángel Herranz, mi antiguo alumno, que se mete tan realmente en la persona del Nazareno, que la primera vez que nos veamos no sabré si hablarle o rezarle.

Manuel Fernández Fernández

abril 5, 2015 Posted by | Sociedad | Deja un comentario