Cultura Solidaria

Que pena de país, y que vergüenza de políticos

elecciones 2015Tres períodos, a cual más vergonzoso y deleznable, protagonizan nuestros políticos en su opereta trágico-cómica: el primero, como aperitivo, calentamiento o prólogo de lo que viene, pues el tono de la obra va “in crescendo”, es la campaña electoral, en la que los primeros espadas de cada partido aparecen en la cartelería de muros y fachadas de ciudades, pueblos y caseríos, como figuras de tronío del arte de Cúchares en ciclo de ferias, y con toda la cuadrilla recorren localidades prometiendo paraísos, impartiendo sonrisas, besos y abrazos, y regalando encendedores y bolis con el anagrama de sus siglas. Este primer acto es la parte cómica.

La segunda parte o acto en que la comicidad de carcajada se mezcla o diluye por lo trágico de su desenlace, pues comienza con la alegre jornada de un vecindario creyente y distendido que pasa por distritos y mesas para depositar su voto o elección, a pesar de que cada cuatro años se repite la farsa, no sabedor de que este voto o elección en nada se va a parecer al recuento matemático de papeletas para uno u otro partido; viene a continuación el recuento…, y éste da paso a los mercadillos de compra venta de votos, coaliciones, ofertas y chantajes, de modo que suele darse tal revoltijo de cambios que siempre queda la llave del mando en la sigla menos votada, mientras el más votado queda de “chico los recaos”; es algo muy parecido a los cambios de cromos que antaño hacíamos los niños en el patio de la escuela, y hoy hacen papás y abuelos alrededor de los quioscos, dando varios cromos por el que nos falta o el que sale menos, o “a pelo” para quitarnos los “repes”…, haciendo compañeros de cama política de partidos o siglas que no sólo no eran afines o similares, sino diametralmente opuestos en ideologías y promesas, todo con tal de ocupar el sitial de mando, o a veces sólo por quitarlo al “enemigo”, al que se niega agua y sal. Este acto es el trágico cómico, pues a un tiempo es deleznable y grotesco.

Y llega el tercer acto con el que finaliza la opereta, y vuelta a empezar para nuevas representaciones, reposiciones o temporadas, con renovada cartelería, nuevo ciclo de promesas, nuevas coaliciones, repetición de amables recorridos impartiendo abrazos y sonrisas y reparto de bolis y encendedores…
Cuando se recoge el mercadillo, y ya con el puzle de partidos en el puesto de mando, que haberlos haylos que pactan hasta gobernar media legislatura unos y la otra mitad los otros, pero nunca, o escasas veces, los elegidos por la ciudadanía, es el momento del fatídico e imprevisto desenlace, cada cual tira para su partido, todos incumplen lo prometido, se quitan las máscaras, y empiezan a descubrirse los “pelotazos”, por diversos sistemas y métodos cada cual se lleva su parte en un “coge el dinero y corre”, que como en la obra de Rojas Zorrilla “del rey abajo ninguno”, y en nuestro caso literalmente, pocos, y por dignísima excepción plausibles y admirables, se salvan de la prevaricación, el fraude, la falsedad de documentos, el tráfico de influencias…

Esta ya es la fase judicial, del “y tú más”, los insultos, los plenos con amenazas y chantajes, los ceses y dimisiones, los tránsfugas, que no conviene comentar por no revolver bilis y herir sensibilidades del más duro paquidermo.
¡Qué pena de país y qué vergüenza de políticos¡ Vaya tropa que decía el uno, y manda huevos que decía el otro.

Anuncios

junio 24, 2015 - Posted by | Política, Sociedad

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: