Cultura Solidaria

Paridad y paridas

reyes magos MadridLa, de ascendencia segoviana, presidenta del PP en Madrid, Dª. Esperanza Aguirre y Gil de Biezma, Condesa de Bornos, Doctora “Honoris causa” por la Universidad Alfonso X El Sabio, Dama Gran Cruz de las Órdenes de Carlos III e Isabel La Católica, Gran Cruz de la Orden del Mérito Civil, Medalla de Oro de la Comunidad de Madrid, Gran Cruz de la Orden del Sol de Perú, Dama Comendadora de la Orden del Imperio Británico, Oficial de la legión de Honor…, que en vez de tarjeta de visita, necesita un portafolios, al serle pedida su opinión sobre la decisión de, en las cabalgatas de Reyes de los distritos de Puente de Vallecas y San Blas Canillejas, incluir “reinas magas”, ha dicho tajante, alto y claro, como es habitual en esta política de raza, “Soy partidaria de la paridad, pero no de las paridas”.

Y es que la señora Aguirre, aunque acostumbrada a las “genialidades” de la alcaldesa Carmena, que ya dijo ella misma “Todo el mundo se extrañará de tener una alcaldesa como yo”, que cuenta en su breve mandato con propuestas como que las mamás limpien los “coles” de sus retoños, los universitarios barran las calles madrileñas, o los peques escolares recojan las colillas de la calle, o que siga en el concejo madrileño un edil que dijo barbaridades como que “para meter cinco millones de nazis en un sescientos se los mete en el cenicero”, o “no puedo asegurar que por torturar y matar a Gallardón se vaya a cambiar la Historia, pero por probar nada perdemos”, o “ha llegado el día de empalar a Tony Cantó”, o marcharse de vacaciones al día siguiente de su nombramiento como primera edil de la Villa y Corte, o retirar nombres de calles tan asentados y “madrileños” como Manolete, Concha Espina o Bernabeu, o colocar en puestos de responsabilidad a un sobrino, o ceder edificios a colectivos como algunos del “Ahora Madrid” por el que fue propuesta para regidora madrileña, sin embargo no ha podido digerir la penúltima “parida” de doña Carmena, cambiar a los esperados Melchor, Gaspar y Baltasar, por “reinas magas”.

¿Tiene algo doña Carmena contra los madrileñitos que expectantes esperan la llegada de sus reyes magos preferidos, y que sin saber por qué tienen bien marcadas las predilecciones? Según datos históricos estos tres magos o sabios, eran Melkon, el anciano de pelo y barba canosos, rey de persas, que llevó oro al Niño; Gaspar, el joven rey de indios que llevó incienso, y Balthassar, de barba oscura, aunque su tez sea clara, rey de árabes, que porta un cofre con mirra, y es bonita tradición española que los niños reciban golosinas de Melchor, Gaspar traiga ropa y calzado, y Baltasar sea el encargado de la pequeña broma de poner carbón en los zapatos de los peques que se portaron mal o “no progresaron adecuadamente” en la última evaluación del cole…

O tal vez Dª Carmena, ella siempre original, tenga estudios o revelaciones sobre orientales damas que tuviesen el privilegio de llevar presentes al Niño, o quiera competir en novedosas costumbres navideñas con el “Il poverello d´Assisi”, o hasta es posible que desee quitar de estas costumbres el sentido auténtico, tradicional religioso.

Estoy totalmente de acuerdo con la explicativa frase de doña Esperanza, “una cosa es paridad y otras son las paridas”.
Siempre he opinado que la mayor y más injusta diferencia de género, el más repulsivo machismo es nombrar mujeres por cupo, en vez de por valía personal, que el mayor error es tener que admitir un número determinado de mujeres, cuando pueden ser menos, o probablemente sobrepasar al de hombres.

Frase memorable, pues, la de doña Esperanza; digna de quedar en la memoria como lo fueron en su día el “manda huevos”, o el “vaya tropa”, pero ésta con intencionalidad y no dejada caer ante un micrófono indiscreto e inoportuno. Aunque parezca un contrasentido, es más defensa de la mujer y de su exigible igualdad, decir que esta ocurrencia de quien parece que se quiere hacer notar por sus extravagancias, cosa harto difícil en un tiempo y lugar en que los necios crecen como setas, que poner a la persona, hombre o mujer, en el sitio que le corresponde por su personalidad, preparación y méritos.
Yo también opino, como suele decir el Presidente Rajoy “en política, las bromas, pocas”.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ 

Anuncios

diciembre 31, 2015 Posted by | Política, Sociedad | 1 comentario

Apoyando a las JSS en busca y captura de restos franquistas

fernandez ladreda2Las páginas de El Adelantado, de 2 de los corrientes mes y año, publicaban el comunicado de las Juventudes Socialistas Segovianas, de su colaboración con el madrileño abogado “memorista” Sr. Ranz (no Sanz, con “r”, como rancio), poniéndose a su disposición para exigir a los ayuntamientos el cumplimiento de la Memoria Histórica. Por cierto, no sabía yo de universidades o colegios oficiales que contasen con tal especialidad jurídica, la de “memorista”, que con nuestra costumbre de abreviar, “cono”, “mates”, “pisci”…, van a quedar en “memos”.

Va a ser que Zapatero sí hizo algo bueno, aumento de facultades universitarias. Pues, aunque han pasado generaciones y tiempo para cicatrizar heridas corporales y psíquicas abiertas “in illo témpore”, a mediados del pasado siglo, y que ya se dio la Ley de la Amnistía, algunos siguen, como aquel Felipito Tacatun de la antañona radio, y…no está de más borrar nombres y huellas de hombres que como un tal Santiago Carrillo Solares, a la sazón Director General de Seguridad, que además de haber matado a cerca de 200 colaboradores suyos y culpar a los franquistas, y estrangular a su primera esposa, y enterrarla en el chalet de su correligionaria Dolores Ibarruri, “La Pasionaria”, mandó fusilar con premeditación a mogollón de prisioneros, en número de entre 4021 según unos y hasta 10.000 para otros, dejémoslo en la media, que ya son cifras escalofriantes los asesinados en Paracuellos del Jarama…

¿O no quiere decir esto la Ley de Zapatero, la de la “Memoria Histórica”? Pero yo que los jóvenes socialistas segovianos no quedaría en lo superficial de los simples nombres de calles a ellos dedicadas, iría tras de su obra, que eso sí que es “Memoria Histórica”, porque, como dice el humorista José Mota: “Si hay que derribar, se derriba, pero derribar pa ná…” ¿Qué sacamos, por ejemplo, con retirar la placa de la Avenida Fernández Ladreda en nuestra ciudad? Hay que derribar la obra que aquí realizó D. José Mª Fernández Ladreda y Menéndez Valdés, como Ministro de Obras Públicas, y que le valieron el nombramiento de Hijo Adoptivo y la Medalla de Oro de la Ciudad: destruir los accesos a la ciudad, la traída de aguas, le electrificación de la vía férrea, o las grandes avenidas, entre ellas la que lleva su nombre, pero no sólo la plaquita con su nombre; y también recuerdo a estos jóvenes aprendices de políticos que habrá que ir con la piqueta al Hospital General, en su tiempo llamado “Licinio de la Fuente”, o el Policlínico, antes conocido como hospital “18 de Julio”, o el hoy IES “La Albuera”, ayer Taller Escuela Sindical “Ángel del Alcázar”, en el que muchos años fui profesor…

Eso es Memoria, quitar huellas del franquismo. Y ya metidos en faena, para no quedar cortos, ir contra las presas y pantanos que Franco construyó, que son el 65 % de nuestros embalses, y las Universidades que levantó para que accediesen a las aulas universitarias los hijos del proletariado, como las de Gijón, Tarragona, La Coruña, Sevilla, Córdoba, Zaragoza, Alcalá o Cheste…, autovías, red de ferrocarril de alta velocidad, centrales eléctricas, o arrancar hojas del BOE que hablan de Fuero de los Españoles, Ley del Trabajo, Constitución de las Cortes, Ley del Referéndum Nacional, o la misma Ley de Sucesión de Jefatura del Estado, dejando todo “atado y bien atado”, para no volver a la convivencia a garrotazos, la Formación Profesional, o el Auxilio Social que defendía “ni hogar sin lumbre, ni español sin pan”…Eso sí es borrar y…Memoria Histórica.

Nunca quise caer en la trampa y tentación de responder a la rencorosa propuesta de la ley zapateril, pero es que se ponen pesados, y ahora hasta los jovencitos, que les han tenido que explicar lo que pasaron sus bisabuelos en ambos bandos.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

diciembre 31, 2015 Posted by | Política, Sociedad, Uncategorized | Deja un comentario

Sr Rajoy, por templar gaitas (votos), ni a unos ni a otros

con aborto no hay votoSe aprobó la modificación de la Ley del Aborto, conocida por Ley Aido, por ser esta Ministra de Igualdad, la que la parió ¡Qué contrasentido, parir la ley que impide parir!, la que así mismo, en éxtasis de “su” igualdad parió la frase digna de ser “escupida” en letras de oro, de “miembras y miembros”. En contra de las promesas electorales de que se reformaría la ley que legaliza la matanza voluntaria del nasciturus, el feto protegido por el Art. 15 de la C.E., sólo se ha aprobado que las niñas de 17 años (y las de 16, que ya se suponen al serlo las de un año más, y las de 15 y de 14…) tengan que comunicar a papa´y mamá su decisión de matar al niño que ya han concebido y que ya es un “mocito” de 14 semanas -22 si hay algún riesgo-, que late, respira, se mueve, que es una vida diferente de la de la madre, no un granito a extirpar.

Poca modificación, y tan exigible que no tiene justificación alguna que para casarse las niñas de 16 añitos hayan de contar con el consentimiento patrio, y para matar al niño nasciturus no. Poca modificación, para lo prometido por el Presidente, que era cambiar el sentido de la ley, de reducir la voluntaria interrupción del embarazo, el aniquilamiento del niño que es vida, y no vegetal ni animal, humana, a casos de violación, o grave riesgo para la madre, pues nunca podrá entenderse que porque el niño venga con deficiencias se le pueda aniquilar, como se hacía en la antigua Grecia, o se hace con la selección animal.

Por esa norma todos los minusválidos deberían ser aniquilados… Tan poca modificación que los políticos zurdos alegan que no merece la pena tal cambio, pues sólo un 3,6 de los abortos son de menores, como si con un solo niño que se salvase no fuese suficiente justificación. Un solo niño ha sido el bebé de la mochila y ha sensibilizado a toda la sociedad, a ciudadanos de a pie, a fuerzas del orden, juzgados, hospitales, Comunidad de Madrid.

En esencia es lo mismo, una vida de un niño, el uno nacido, y por ello con mayor sensibilización y alarma social, el otro con unas semanas menos de vida, con menor noticia, pues aunque se trata de 125.000 niños aniquilados cada año en España, al no verlos ni oírlos nos justificamos y amparamos en leyes y nos desentendemos. Puro cinismo, el no sentirlo por no oírlo o verlo, como si los niños de Tanzania o El Congo no deben afectarnos porque nos pillan lejos, igual cinismo que decir que la mujer puede hacer con su cuerpo lo que quiera…como si el feto es algo de su propiedad que puede a su capricho nacer o ir a la basura, al mismo contenedor que el niño de la mochila, aunque situado en las proximidades del hospital o clínica abortiva.

Al niño de la mochila le hemos oído llorar, al abortado no le oímos chillar y retorcerse ante la tenaza que le despedaza o el veneno que lo mata.  A la madre del niño de la mochila la ley la envía a prisión, a la abortista la protege la ley… Sr. Rajoy, por asegurar unos votos ha incumplido sus promesas de “modificar, la ley, no esta pantomima, ha dejado descontentos a todos; por templar gaitas, ha quedado mal con los abortistas que no quieren límite a esta matanza colectiva, voluntaria y premeditada de niños concebidos, la mayor parte de veces consciente y libremente, muchas jugando al amor, muchas repitiendo, y también ha quedado mal con los “pro vida”, pues en esencia la ley sigue permitiendo matar al indefenso nasciturus, que el art. 15 de la Constitución ampara y protege.

De cualquier modo bienvenido cualquier avance en pro de la vida, Sr. Rajoy, si es reelegido en las próximas elecciones, preste su apoyo al niño y a la madre con más acogidas y ayudas.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

diciembre 30, 2015 Posted by | Política | Deja un comentario

Goles o dignidad

piquéRecuerdo el chiste que se contaba para comprobar hasta dónde una joven era honesta cabal, y para ello se le ofrecían cantidades de dinero a cambio de su virginidad, con el correspondiente enojo de la muchacha que se mantenía firme en su integridad moral, hasta que al ir su subiendo la cifra, llegó un momento en que, vacilante, dijo, “hombre ya por esa cantidad…”, a lo que el proponente afirmó, “p…(joven de moral distraída) ya tenemos, sólo es cuestión de apalabrar cifras”.

Como cuestión de Estado tenemos los españoles los triunfos y errores de la “roja”, vamos que nos tomamos a pecho el juego de la selección española de balompié, lo cual en el fondo significa que todavía conservamos una especie de satisfacción y orgullo de pertenencia a una gran nación, orgullo que en esto del mundo del peloto exteriorizamos no sólo sacando todo tipo de objetos ruideros, pitos y fanfarrias, sino luciendo en nuestros balcones la bandera roja y gualda, al tiempo que gritando el cuellarano slogan del “a por ellos, oé”.

Pero de un tiempo acá una parte de españoles de Cataluña, de esa comunidad formada por un revoltijo de hombres y mujeres de todas los rincones hispanos, comandados por un soñador “mol honorable imperator cataluniae”, al que el ínclito Zapatero hizo ver que eran “nació” y prometió que asumiría lo que el Parlament catalá decidiese, los más catalás que ya andan liados en cómo organizarse como nació, entrenan despreciando a España y a los españoles, desterrando su idioma, el castellano, y pitando a la común bandera, el himno y el Rey de todos los españoles.

Pero lo que a mí me choca es que algún jugador de esa pundonorosa selección española de fútbol, en vez de sentir esa emoción y orgullo, al tiempo que voluntariamente que acepta acudir a la convocatoria, por lo que se supone llega con todas las ganas de dar toda su habilidad y entrega vistiendo la camisola roja hispana, participe en ese desprecio, pitada y abucheo; es decir que al tiempo que se le supone la satisfacción y orgullo de pertenecer a nuestra selección nacional, a la que se entrega en la hierba de cada estadio, ofende gratuitamente a todos los españoles.

Y me sorprende aún más que el seleccionador nacional, Marqués del Bosque, convoque a este jugador que manifiesta su hostilidad hacia la nación que representa y defiende, y que se sorprenda de que cada vez que el Sr, Piqué, jugador catalá aludido, toca balón, suene una gran pitada como justificada devolución de las que él produce y aplaude y manifiesta.

Y aquí explico, el por qué del chiste inicial, “indignidad ya tenemos, sólo es cuestión de apalabrar goles…” Y es que todavía quedan, quedamos, españoles que parodiando al histórico almirante, pensamos que “más vale derrota balompédica con dignidad, que goles con pitos, abucheos y desprecios”, o, como dijo Calvo Sotelo, “más vale morir con honra, que vivir con vilipendio”…, que “a manos lavadas, Dios hace merced”..

Nadie somos imprescindibles, aunque todos necesarios, y si un jugador, al que no se podrá exigir que vibre de emoción ante el ondear de su bandera, o se le erice el cabello con las primeras notas del himno, pero sí el respeto para los símbolos de la nación a la que representa y defiende, y a los espectadores como colectivo a individualmente a cada uno, que cuando juega la “roja”, casi nadie va a regodearse con sus derrotas, sino a disfrutar con sus frecuentes triunfos, a compartir nuestra privilegiada circunstancia y condición de españoles..

Tenemos que elegir si los españoles preferimos goles con insultos, o menos triunfos, pero con dignidad, aunque lo nuestro es disfrutar con las reiteradas victorias de la “roja” y el orgullo y la dignidad de españoles.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

diciembre 30, 2015 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario