Cultura Solidaria

El día del Niño en Cuéllar

castillo CuéllarHablar de Cuéllar es excavar en la prehistoria vaccea, recorrer la romana Colenda, pasear la corte con los Fueros Reales concedidos por Alfonso el sabio, entrar en casamientos y discordias reales, o disfrutar del señorío dado por el monarca Enrique IV a Bertrán de la Cueva…, y, cómo no, correr “los encierros más antiguos de España”, ya documentados allá por el 1546, llevados a Pamplona por jornaleros del Duque de Alburquerque, cuyo castillo a la entrada de la villa, es santo y seña del “Conjunto Histórico Artístico”, y escenario redivivo de su densa Historia.

Cuéllar es arte románico mudéjar, un museo al aire libre, con su conjunto de iglesias de S. Andrés, S. Esteban, S. Sebastián, Santiago, La Trinidad, Santa Marina, El Salvador, Santa María de la Cuesta…, aunque también posee templos de otros estilos, como los conventos de la Purísima, Santa Ana, Santa Clara o San Francisco, hoy nobles ruinas, de la que se trajo a la Catedral de Segovia un precioso púlpito en mármol policromado…; Cuéllar es Historia, tradición, folclore, cultura, deporte, industria, progreso…, pero en lo tocante a sentimiento religioso de los cuellaranos por encima de todo está su “Niño de la Bola”.

Acaban de pasar los apacibles días navideños, llenos de tradiciones como las rondas con zambombas, botellas y almireces, villancicos o cánticos del pueblo, simpáticos belenes, algunos singulares obras de arte, cabalgatas de Reyes Magos, repartiendo juguetes a los niños que se portaron bien, y carbón a los vagos y rebeldes, aguinaldos y navidales, despedida de año con las doce uvas, reiterativas felicitaciones de Pascuas y deseos de próspero año nuevo…, pero en Cuéllar ha vuelto a salir, como cada día de Año Nuevo, “Día del Niño”, onomástica mía, por Enmamniel, y Epifanía o Día de Reyes, la procesión con el Niño de la Bola.

Desde la iglesia de San Miguel hasta la de San Esteban, distancia de quinientos metros que recorren durante dos largas horas, procesiona la imagen del Niño, parecido al tan querido Niño Jesús de Praga, imagen barroca que sostiene en su mano izquierda la bola terráquea coronada por la cruz.

Traída a Cuéllar por un vendedor de ajos madrileño que la encontró en un desván, movió a la creación de su cofradía, ya documentada por el año 1679.
La cofradía fue en principio selectiva y elitista, habiendo de ser hijosdalgo sus cofrades, aunque ya en 1800 se mezclan nobles y pueblo llano, y ya en 1855 pueden las mujeres pertenecer a la directiva.

8 danzantes bailan durante todo el recorrido entradilla, jotas y el villancico que han de bailar hacia atrás, éstos habían de ser hombres adultos, luego muchachos jóvenes, y ahora son 8 niñas. Visten casaca larga, calzón corto, en rico damasquinado del siglo XVIII, color grosella, medias rojas y sombrero de ala ancha; llevan escarapelas en las mangas y en la espalda.

Así, pues, Cuéllar conjunto histórico artístico, museo al aire libre del románico mudéjar, cuna de los encierros taurinos, villa conservadora de tradiciones, costumbres y folclore, que conserva Historia e historias en su archivo de los Alburquerque, alguna tan curiosa como “método para cazar conejos”, o la confirmación de los hijos del Duque, allá por el 1588…, siente en lo más profundo de cada cuellarano la devoción a su “Niño de la Bola”.

Pues con mi copa de champán y los restos de turrón de la recién pasada Pascua felicito a los cuellaranos y les deseo muchos años de tan bonita tradición.

Anuncios

mayo 1, 2016 - Posted by | Uncategorized

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: