Cultura Solidaria

Los provocadores han echado su órdago a grandes

Titeres CarmenaPues hombre, a estas alturas, con la que anda cayendo, y con lo que mis ojos ven y mis oídos oyen, no voy a ser yo quien me erija en valedor de nuestra justicia, que ya sólo creo en la divina, y ese concepto abstracto de la tal virtud cardinal, esa señora que con los ojos vendados para no dejarse influir al actuar, pesa con precisión en su balanza méritos y deméritos, y avisa espada en mano que “dura lex, sed lex”.

Estamos existiendo, asistiendo y viviendo un tiempo en que en aras de una falsa libertad de expresión se da carta blanca para los mayores desmanes, se permite hacer guasa de los más íntimos y sagrados sentimientos como los de religión y patria, se aniquila a cientos de millares de nonatos en aras de la libertad de la mujer de hacer de su cuerpo lo que le venga en gana, se saltan a la torera leyes y normas de la Constitución, se enaltece el más cruel terrorismo, y, por si ello fuera poco, se hace chanza con el sufrimiento de sus víctimas, se amenaza, o mejor se anda ya poniendo sus bases, con romper la unidad de España, y se avisa de que se hará cumplir la ley, pero se sigue preparando la escisión, se silba al Himno, se abuchea a la bandera y se desprecia a los Reyes, se prohíbe nuestra lengua en nuestro país, se juega con los votos secretos y sagrados de los ciudadanos, saltan cada día noticias de nuevos robos de guante blanco, aunque muy sucio, y se salda con largos procesos que algunos prescriben, otros con breve y cómoda estancia en cárcel, de la que se sale rico y sin devolución de lo delictivamente adquirido, se asaltan capillas al grito de “arderéis como en el 36, “aunque sin mala intención” porque se pasaba por allí, se interrumpen sesiones del Congreso de los Diputados..

La penúltima “hazaña” de entre las peculiares actuaciones de la alcaldesa de la capital del reino, fue el bochornoso espectáculo de amoralidad, violencia y enaltecimiento del más duro terrorismo, que ofreció como regalo de Reyes a los niños madrileños, espectáculo y agresión a los más elementales sentimientos y a la más clara razón, que algunos partidos políticos legalizados andan defendiendo, aunque el caso está en manos de ésta, cuando menos, perezosa justicia.

Yo no soy jugador de mus, pero en esporádicas partidas, he visto que una jugada de farol, de engaño, de provocación, es el órdago, y ahora, no en partida de mus, sino en la vida real, una pareja de los de la ceja, Alberto San Juan y Gloria Muñoz, no sólo defienden la burda actuación de los famosos titiriteros de la susodicha obra, sino que interactúan con los muñecos en una reedición del “modélico” show infantil, lanzan el órdago, palabra que en vasco “hor dago”, significa “ahí está”, y viene a ser como el más chulesco reto a la justicia, la razón, la paz y el orden, pues bravuconamente dicen: “El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno está de guardia, o sea, a ver si nos lleva a todos por delante, o no”, al tiempo que, tal vez por convencidos de que no se los llevará, dicen “la obra no es apta para todos los públicos, es más diría, que es antipedagógica, donde sus personajes cometen actos atroces y violentos, incluso de mal gusto, dicen algunos, así que quedan ustedes avisados”.

Pues si después de esta provocación no pasan una temporadita primaveral en chirona, en aras de la libertad de expresión, es decir que aquí vale todo, yo me acuerdo de sus progenitores y no precisamente para echarles flores ni cantar sus loores y virtudes, que más les valía haber ejercido el onanismo (y manifiesto que no estoy de acuerdo con Onán el Bárbaro, rey de Pajonia); todo sea por la libertad de expresión…
El órdago lo tienen echado, ahora ver las cartas y seguir, o no, creyendo en nuestra justicia.

Es posible que estos dos provocadores y su séquito de bravucones que fiados de la excesiva templanza de la justicia, la tienten, y, si ejerce el lema de “dura lex, sed lex”, se les escurra la chulería pata abajo, y empiecen a alegar que era sin intención, que fue un error, que lamentan el daño producido, que no querían…, o viendo esa demasiada templanza, hasta se rían de los ciudadanos que lamentamos tanta bazofia y de quienes no la cortan de raíz, que hasta chistes han hecho con las víctimas del terrorismo.

Manuel Fernández Fernández

Anuncios

mayo 1, 2016 - Posted by | Política, Sociedad

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: