Cultura Solidaria

El Instituto Cervantes dice que en él habla el pueblo soberano.

instituto-cervantes-madridHace escasas fechas escribía quien esto firma, sobre la vulgaridad en que, con la venia o dejadez de la RAE, está cayendo nuestro idioma, y, como para confirmarlo o rubricarlo, viene en la página de “Sociedad y Cultura” de este mismo Diario, de fecha 2 de los corrientes, un artículo con el titular “El Instituto Cervantes presenta un libro de estilo sobre la situación actual del español”.

En el citado artículo vemos que la RAE pone más énfasis en fijar lo que la gente habla que en preservarlo de la vulgaridad, y en dar normas claras y firmes de cómo hablarlo.
Es decir, que el lema que con tanta razón y orgullo ostentaba, y ostenta, el noble caserón de Felipe IV, “Limpia, fija y da esplendor”, ha quedado limitado a lo más prosaico de fijar lo que la gente habla, dejando, tal vez por lo de los recortes, de limpiar, y mucho menos de sacarle brillo a nuestro idioma.

Presenta el citado Instituto, encargado de promover la enseñanza, el estudio y el uso del español, un libro titulado “Cocodrilos en el diccionario”, que para comenzar su comentario se me ocurre que bien podría titularse “Crocodilos en el diccionario”, puesto que así lo permite ya la RAE, incluso dando razones de que así debería decirse, pues etimológicamente viene del latín Crocodilum.

Perplejo me deja este artículo, ya que al presentar el citado libro, el Sr. García de la Concha, Director de Instituto afirma que “la lengua no es de los gramáticos, ni de los filólogos, ni de los académicos, sino del pueblo soberano”, que “la norma la dicta el pueblo”, que “lo correcto es un juicio social y por tanto cambiante”…

Opino que con estas “perlas” léxicas encadenadas, dichas por tal personalidad, representando a tal organismo, nos sea permitido preguntar ¿entonces para que está la RAE, y qué fundamento tiene su bonito lema, si su misión es fijar lo que habla el pueblo, al que tan demagógicamente como los políticos, llama “soberano”?, ¿dónde quedan esas nobles misiones de limpiar y dar brillo a nuestro idioma?

El oportuno artículo, tan seguido al anterior mío, me afianza en la afirmación de que “para este viaje no se necesitaba tanta alforja”. Para hacer de simple notario de lo que la gente habla, por cierto, cada día más vulgar, pobre y escaso, no son necesarios, ni tienen ningún sentido las que fueron nobles, admiradas, queridas y respetadas instituciones de Felipe IV y Alcalá en la villa y corte, que otrora hicieron de nuestra lengua la segunda en el mundo, y que al otro lado del charco todavía se preocupan de pulir, limpiar y dar brillo.

Pues nada, a seguir hablando como habla el pueblo “soberano”, asín, haiga, norabuena, detrás mío, murciégalo o crocodilo, que la RAE y el “Cervantes” han dado la voz de sálvese quien pueda y el último cierre la puerta.

Anuncios

diciembre 19, 2016 - Posted by | Filosofía y Pensamiento, Sociedad

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: