Cultura Solidaria

Maestro profesión de alto riesgo

san-jose-de-calasanzCon la ilusión que cada cuerpo o colectivo profesional celebra sus fiestas patronales, los maestros preparan y esperan pasar una jornada agradable juntándose el sábado 26 del mes de noviembre para honrar a su santo patrono San José de Calasanz, para lo que la veterana y activa Asociación Católica de Maestros de Segovia ha organizado una serie de actos, comenzando como corresponde al sentido cristiano de la Asociación por una Eucaristía en la parroquia de Santo Tomás Apóstol, oficiada por su consiliario D. Juan Sastre Cuesta, pronunciando al final de la misma unas palabras de panegírico al santo y felicitación a los compañeros el maestro asociado D. Acacio Martín de Andrés.

Como la Eucaristía será a las 13 horas, a la salida nos reuniremos en el restaurante “La Codorniz” para disfrutar del típico buen yantar y buen beber segoviano, que, en buena compañía, es buen vivir, en el Resataurante “La Codorniz”. Tendremos, además de la animada tertulia tras la comida, en la que se conversa de lo divino y lo humano, pero mucho en torno a la educación, que, aunque muchos ya jubilados, como el genio y la figura, estamos conformados en maestros, en educadores, y así continuaremos hasta llegar a las aulas celestiales, no faltando algún artista o grupo que amenice esta grata convivencia como ya es tradicional año a año.

Tal vez choque al lector esta celebración, recordando que hace escasas fechas los niños no tuvieron clase, porque se celebraba la “Fiesta del Docente”, creo recordar que fue haciendo puente el 31 de octubre, y no teniendo más pena ni gloria, ni festejo ni celebración, que el cierre de las aulas, aunque para los segovianos esa fecha tuviese la enorme importancia de celebrarse en el santoral cristiano la festividad de San Alonso Rodríguez, tan santo, que entre ellos no hay rencillas, como nuestro trío de hermanos santos Frutos, Valentín y Engracia, que con los, aunque no oriundos, santos simpatizantes segovianos, Geroteo, Teresa, Juan de la Cruz, Domingo de Guzmán, Vicente Ferrer, y “todos los santos” que pasearon su bondad, Calle Real arriba y abajo, andarán programando actividades en el Centro Segoviano del Cielo.

Sin embargo, aunque el tema no es ni jocoso ni relajante, como para una agradable tertulia festiva, seguro que en algún corrillo saldrá la cuestión del acoso y la difícil convivencia en las escuelas, y hasta los ataques sufridos por algunos compañeros: Hace escasas fechas, estas mismas páginas informaban de la situación de la figura del maestro, siempre querido y respetado, con el preocupante titular de “Aumentan en un 19 % los casos de ciberacoso a profesores”…Los casos atendidos fueron 31 % faltas de respeto, el 20 % dificultades para impartir las clases, el 19 % el tan de moda ciberacoso, el 10 % conductas agresivas entre alumnos, que ahora no se reducen a simples broncas que se zanjaban con un apretón de manos y a seguir jugando, que ahora lo programan, aplauden y lo graban y exhiben, el 7 % acoso y amenazas al propio maestro, llegando en el 3 % a la agresión, y el 2 % daños contra la propiedad.

Yo alucino con esta falta de seguridad en las aulas, pues en mis largos años de docencia con niños de primaria, adolescentes de secundaria obligatoria y mozalbetes de formación profesional, nunca me sentí preocupado, y yo achaco esta galopante violencia en las aulas y en la vida diaria, a esa indolencia de dejar que el niño disfrute, no tenga contratiempo, no se le contraríe, que no sufra con los exámenes, ni tenga notas negativas, ni se vea diferente, ni se extenúe con algún trabajillo para casa de lo que no terminó en el aula, mientras otros sí tuvieron tiempo…Y sobre todo, esa relajación de la autoridad que ni los jueces ven en los más sádicos y rencorosos actos y manifestaciones “intención de ofender”, y todo vale en aras de “la libertad de expresión”. Se han perdido los valores, y hoy todo es tener y disfrutar, más que el ser, el saber y el valer.

No imaginé que un día los maestros habrán de ir al trabajo con chaleco antibalas o amortiguador de guantazos, ni llevar galones de agente de la autoridad para impartir sus clases, me parecían suficientes las llaves de inmovilización moral de la preparación académica, pedagógica y didáctica.

Pues eso, que una vez más, y quiera Dios que repitamos mogollón de años, nos reuniremos para honrar a nuestro patrón, ejemplo y guía, y disfrutaremos de la buena compañía que son estas mujeres y hombres que dejaron juventud y vida forjando ejemplares ciudadanos que sepan ganarse el pan con el sudor, el esfuerzo, la abnegación y esa ciudadanía que no consiste en un libro ni una consigna, sino en el ejemplo del día a día.

Con mi agradecido recuerdo para los compañeros que ya marcharon a las aulas celestiales, que siempre se van los mejores, y aquí marcharon tantos…, y mi felicitación para todos los compañeros. Nos vemos.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

Anuncios

diciembre 19, 2016 - Posted by | Sociedad

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: