Cultura Solidaria

Flipante

autobus-accidentado-en-fuenlabradaNo cesaré de defender la vida humana, sea contra el “legal” aborto voluntario, contra la avisada eufónica eutanasia, o contra los riesgos del tolerado consumo de alcohol o estupefacientes que permitimos cada día más temerariamente madrugador en nuestros jóvenes, adolescentes y “casi” niños.

No cesaré de alegar que la ciencia tiene demostrado que la vida es tan igual, aunque con diferentes manifestaciones, a los deliciosos tres añitos, esos que “te los comes”, que a los 12, cuando tanta desazón nos producen con sus tareas escolares, que a los radiantes y presumidos 20, los setentones del atardecer de la vida, que esos nueve meses del embarazo en que la mamá se empeña en mostrarnos las pataditas que el hijo, el niño, esa vida humana, le da en el abultado vientre, diciendo invariablemente “este va a ser futbolista”…

Es flipante, obnubilante, alucinante, que esas mujeres que quedan embarazadas, en inapreciable porcentaje por violación, que no sienten la llamada de la maternidad, que no hayan evitado ese embarazo, que tantas repiten, voluntaria y “legalmente,” lo eliminen, lo aniquilen, lo “maten”, diciendo que con “su” cuerpo, el de ellas, no el del niño que matan, pueden hacer lo que les venga en gana.

Cuando la ciencia tiene demostrado que desde la concepción ya es vida humana, aunque las leyes lo llamen “persona” con determinada evolución y tiempo, aniquilar, cortar esa vida, es tan matar a un niño, como lo es matarlo al nacer, con los deliciosos tres añitos, o en plenitud, con la sóla diferencia del escándalo o perjuicio social y la sanción judicial que uno u otro caso conllevan.

Igualmente flipante me parece, y no deseo ver tras rejas ni a la abortista ni al drogata, igual digo, de la madre que defiende al hijo conductor de autobuses con niños como pasajeros, que tiene un accidente con síntomas de haber ingerido substancias nocivas, que alteran la personalidad de quien es responsable directo de 50 vidas, y riesgo para los demás usuarios de la vía, pues bien sabe que si en esas horas previas al viaje no las había consumido, si era adicto podría estar influido, ya que la misma madre en su lógica maternal función de abogada defensora, dice “es verdad que mi hijo es muy nervioso, pero es su forma de ser”. No dejan de ser personalidades influidas o degeneradas por el habitual consumo.

Como si tal cosa la madre comenta que su hijo tomó cocaína el viernes en una fiesta, “pero es que consume cualquiera”…, pero, señora, su hijo no es cualquiera, es el responsable directo de 50 vidas de niños que si los padres supieran que, aunque no hubiera ingerido unos días antes, tenía el hábito, no hubieran dejado a sus hijos viajar sin hacer la prueba del espirómetro, aparato que en algún país es obligatorio y los nuevos autobuses de viajeros lo llevan incorporado para si da un mínimo rastro de estupefaciente, el vehículo no arranca.

Me enternece pensar que al joven conductor, en palabras de la madre, “le encantan los niños”, que no lo dudo, pero parece que no tanto como para retirarse del pernicioso hábito, o del peligroso volante.

febrero 8, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

De Enero, San Ildefonso santo que sede nombre al Real Sitio

palacio-real-la-granjaAunque hace algún tiempo que no dedico algunos renglones a mi admirado Real Sitio, paradisiaco lugar en que pasé parte de mi juventud, delicioso sitio a un tiempo cortesano y serrano, que así, “paraíso”, lo denomina su entusiasta cronista oficial Sr. Juarez Valero, miembro de la familia a que tanto afecto conservo y con estas líneas felicito y transmito mis deseos de un 2017 lleno de éxitos y venturas, un fuerte abrazo Neli y Loly, aunque no prodigue elogios que ya están dichos, y que siempre conservo para mi antiguo pueblo, entonces con su doble imagen de Real Sitio estival de la selecta colonia veraniega, de los cestos del Europeo, de los milicios de “El Robledo” y las chicas universitarias del Palacio de Serrano, el popular “villa bragas”, y La Granjilla de los largos y singulares inviernos, de la nieve semiperpertua, El Chuletín, los billares de “casa Teo”, los futboleros derbies de C.D.La Granja y “La Esperanza F.C.”, el primer Teatro Real de España “Infanta Isabel”, y los saltos con esquí o trineo en las nieves de la Puerta del Campo, voy a menudo, la paseo y la sigo su día a día.

Creo que se ha celebrado, este año no he podido asistir, pero me extraña su escasa publicidad, la fiesta del santo que aunque no Patrón, presta nombre al pueblo, San Ildefonso. Cada 23 de enero, día que el santoral comparte con otros santos de escasa eufonía, Emerenciana (onomástica de mi suegra, q.e.p.d.), Agratángelo, Parmenas, Áquila, Severiano, Asclas o Amasio, La Granja, el Real Sitio, recuerda con sencillos actos al santo al que el iniciador del pueblo, monarca Trastámara Enrique IV, puso primera piedra al erigir la ermita al santo Ildefonso que le preservó del ataque de la fiera, cuando cazaba por estos pagos, en el lugar conocido como Casar del Pollo.

Estando el origen del Real Sitio en la modesta ermita, dedicada al arzobispo toledano, Padre de la Iglesia, hijo de los nobles visigodos Esteban y Lucía, Ildefonso, que significa “guerrero preparado para el combate”, aunque el patronazgo y sus fiestas lo dediquen a San Luis de Francia, noveno de los Luises monarcas galos, hijo de Blanca de Castilla, nieto de Alfonso VIII, y primo de Fernando III el Santo, no pasa año en que no se le dedique misa en su modesta, aunque palaciega, ermita, y se invite a los asistentes a un típico almuerzo en la Plaza Mayor, conocida como Pl. de los Dolores.

Es ésta una de las singulares fiestas que el Real Sitio celebra, pues, además de las masivas fiestas patronales de San Luis (25 de agosto), con juego de aguas de las monumentales fuentes palaciegas y ”los encierros más modernos de España”, cada 30 de mayo corren estas fuentes en honor de San Fernando (primo de San Luis), así como cada 25 de julio, festividad de Santiago, Patrón de España; pero en el Real Sitio cada Viernes Santo recorren sus calles centenares de penitentes con cruces de cien kilos, con los pies desnudos e incluso arrastrando pesadas cadenas; celebra su anual Mercado Barroco, la Muestra de Teatro Aficionado, Música en los Reales Sitios, Semana de la Magia, el Concurso Nacional de Doma Clásica, la brillante singular Octava del Corpus, la típica “judiada” para diez mil comensales, o la tradicional “Misa de la Pera” en que, cada 28 de agosto, fiesta de San Agustín, se da una pera a cada asistente, recordando la costumbre instituida por la Infanta Isabel, “La Chata”, de hacer partícipe al pueblo, de los frutos de su huerta, “La Partida de la Reina” en los palaciegos jardines.

Pues San Ildefonso bendito, que en vida mereciste que la Vírgen en persona te impusiese una casulla, y después ocupar silla entre el santoral, bendice a tu pueblo de La Granja de San Ildefonso e intercede por todos nosotros.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

febrero 8, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario