Cultura Solidaria

Flipante

autobus-accidentado-en-fuenlabradaNo cesaré de defender la vida humana, sea contra el “legal” aborto voluntario, contra la avisada eufónica eutanasia, o contra los riesgos del tolerado consumo de alcohol o estupefacientes que permitimos cada día más temerariamente madrugador en nuestros jóvenes, adolescentes y “casi” niños.

No cesaré de alegar que la ciencia tiene demostrado que la vida es tan igual, aunque con diferentes manifestaciones, a los deliciosos tres añitos, esos que “te los comes”, que a los 12, cuando tanta desazón nos producen con sus tareas escolares, que a los radiantes y presumidos 20, los setentones del atardecer de la vida, que esos nueve meses del embarazo en que la mamá se empeña en mostrarnos las pataditas que el hijo, el niño, esa vida humana, le da en el abultado vientre, diciendo invariablemente “este va a ser futbolista”…

Es flipante, obnubilante, alucinante, que esas mujeres que quedan embarazadas, en inapreciable porcentaje por violación, que no sienten la llamada de la maternidad, que no hayan evitado ese embarazo, que tantas repiten, voluntaria y “legalmente,” lo eliminen, lo aniquilen, lo “maten”, diciendo que con “su” cuerpo, el de ellas, no el del niño que matan, pueden hacer lo que les venga en gana.

Cuando la ciencia tiene demostrado que desde la concepción ya es vida humana, aunque las leyes lo llamen “persona” con determinada evolución y tiempo, aniquilar, cortar esa vida, es tan matar a un niño, como lo es matarlo al nacer, con los deliciosos tres añitos, o en plenitud, con la sóla diferencia del escándalo o perjuicio social y la sanción judicial que uno u otro caso conllevan.

Igualmente flipante me parece, y no deseo ver tras rejas ni a la abortista ni al drogata, igual digo, de la madre que defiende al hijo conductor de autobuses con niños como pasajeros, que tiene un accidente con síntomas de haber ingerido substancias nocivas, que alteran la personalidad de quien es responsable directo de 50 vidas, y riesgo para los demás usuarios de la vía, pues bien sabe que si en esas horas previas al viaje no las había consumido, si era adicto podría estar influido, ya que la misma madre en su lógica maternal función de abogada defensora, dice “es verdad que mi hijo es muy nervioso, pero es su forma de ser”. No dejan de ser personalidades influidas o degeneradas por el habitual consumo.

Como si tal cosa la madre comenta que su hijo tomó cocaína el viernes en una fiesta, “pero es que consume cualquiera”…, pero, señora, su hijo no es cualquiera, es el responsable directo de 50 vidas de niños que si los padres supieran que, aunque no hubiera ingerido unos días antes, tenía el hábito, no hubieran dejado a sus hijos viajar sin hacer la prueba del espirómetro, aparato que en algún país es obligatorio y los nuevos autobuses de viajeros lo llevan incorporado para si da un mínimo rastro de estupefaciente, el vehículo no arranca.

Me enternece pensar que al joven conductor, en palabras de la madre, “le encantan los niños”, que no lo dudo, pero parece que no tanto como para retirarse del pernicioso hábito, o del peligroso volante.

febrero 8, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

De Enero, San Ildefonso santo que sede nombre al Real Sitio

palacio-real-la-granjaAunque hace algún tiempo que no dedico algunos renglones a mi admirado Real Sitio, paradisiaco lugar en que pasé parte de mi juventud, delicioso sitio a un tiempo cortesano y serrano, que así, “paraíso”, lo denomina su entusiasta cronista oficial Sr. Juarez Valero, miembro de la familia a que tanto afecto conservo y con estas líneas felicito y transmito mis deseos de un 2017 lleno de éxitos y venturas, un fuerte abrazo Neli y Loly, aunque no prodigue elogios que ya están dichos, y que siempre conservo para mi antiguo pueblo, entonces con su doble imagen de Real Sitio estival de la selecta colonia veraniega, de los cestos del Europeo, de los milicios de “El Robledo” y las chicas universitarias del Palacio de Serrano, el popular “villa bragas”, y La Granjilla de los largos y singulares inviernos, de la nieve semiperpertua, El Chuletín, los billares de “casa Teo”, los futboleros derbies de C.D.La Granja y “La Esperanza F.C.”, el primer Teatro Real de España “Infanta Isabel”, y los saltos con esquí o trineo en las nieves de la Puerta del Campo, voy a menudo, la paseo y la sigo su día a día.

Creo que se ha celebrado, este año no he podido asistir, pero me extraña su escasa publicidad, la fiesta del santo que aunque no Patrón, presta nombre al pueblo, San Ildefonso. Cada 23 de enero, día que el santoral comparte con otros santos de escasa eufonía, Emerenciana (onomástica de mi suegra, q.e.p.d.), Agratángelo, Parmenas, Áquila, Severiano, Asclas o Amasio, La Granja, el Real Sitio, recuerda con sencillos actos al santo al que el iniciador del pueblo, monarca Trastámara Enrique IV, puso primera piedra al erigir la ermita al santo Ildefonso que le preservó del ataque de la fiera, cuando cazaba por estos pagos, en el lugar conocido como Casar del Pollo.

Estando el origen del Real Sitio en la modesta ermita, dedicada al arzobispo toledano, Padre de la Iglesia, hijo de los nobles visigodos Esteban y Lucía, Ildefonso, que significa “guerrero preparado para el combate”, aunque el patronazgo y sus fiestas lo dediquen a San Luis de Francia, noveno de los Luises monarcas galos, hijo de Blanca de Castilla, nieto de Alfonso VIII, y primo de Fernando III el Santo, no pasa año en que no se le dedique misa en su modesta, aunque palaciega, ermita, y se invite a los asistentes a un típico almuerzo en la Plaza Mayor, conocida como Pl. de los Dolores.

Es ésta una de las singulares fiestas que el Real Sitio celebra, pues, además de las masivas fiestas patronales de San Luis (25 de agosto), con juego de aguas de las monumentales fuentes palaciegas y ”los encierros más modernos de España”, cada 30 de mayo corren estas fuentes en honor de San Fernando (primo de San Luis), así como cada 25 de julio, festividad de Santiago, Patrón de España; pero en el Real Sitio cada Viernes Santo recorren sus calles centenares de penitentes con cruces de cien kilos, con los pies desnudos e incluso arrastrando pesadas cadenas; celebra su anual Mercado Barroco, la Muestra de Teatro Aficionado, Música en los Reales Sitios, Semana de la Magia, el Concurso Nacional de Doma Clásica, la brillante singular Octava del Corpus, la típica “judiada” para diez mil comensales, o la tradicional “Misa de la Pera” en que, cada 28 de agosto, fiesta de San Agustín, se da una pera a cada asistente, recordando la costumbre instituida por la Infanta Isabel, “La Chata”, de hacer partícipe al pueblo, de los frutos de su huerta, “La Partida de la Reina” en los palaciegos jardines.

Pues San Ildefonso bendito, que en vida mereciste que la Vírgen en persona te impusiese una casulla, y después ocupar silla entre el santoral, bendice a tu pueblo de La Granja de San Ildefonso e intercede por todos nosotros.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

febrero 8, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

¿Cuándo van a empezar a pagar?

puigdemontQue la justicia en España es más lenta que el caballo del malo, no es cuestión de estribillo, basta ver la prensa diaria que nos informa de sentencias dadas hoy a delitos cometidos hace años, con lo que deja de ser eso, justicia, pues esta virtud cardinal ha de ser puntual e inmediata; no es infrecuente que la noticia de unos años “y un día” a la sombra, se refiera a delitos cometidos hace tanto tiempo que el autor ha perdido conciencia de haberlos cometido, y por supuesto han cambiado tanto las circunstancias, que el castigo, es inoperante, pues es por imperativo legal, pero no por su eficacia, ya que se convierte más en revancha, el “quien la hace la paga”, más que por su finalidad de arrepentimiento y propósito de cambio. Vale cien veces más un arrepentido sin castigo que un castigado sin arrepentimiento.

El caso tipo de esta tardanza es el del ciudadano que ha formado una familia honorable, tiene un trabajo estable y está considerado en su ambiente como un probo ciudadano, pero que en su juventud cometió un desliz, y ahora le sale la sentencia de su pena, por lo que ya no sólo paga él a destiempo y contra productivamente, sino que han de pagarlo la esposa e hijos que entonces no tenía, ni tal vez tengan noticia del juvenil error. Prácticamente se castiga al mismo sujeto, pero con otra personalidad.

A la virtud de la justicia se le representa con los ojos tapados, pero no porque actúe a tientas y a ciegas, atolondrada, sino por su obligada imparcialidad y equilibrada, positiva y ejemplar ejecutoria.

Por lo susodicho pedimos, exigimos que la justicia sea inmediata y eficaz, valiente y equilibrada, no que el delito se repita, amplíe y enquiste, pareciendo hacer mofa de esa inoperante o débil justicia, y esperamos que se corte ese reto, órdago o recochineo, no porque nos lo pida el cuerpo, que sí, sino para evitar su continuidad, y para escarmiento y ejemplo.

Tal es el caso del pulso de cada día en la nació de Catalunya, a la que luego dicen que les tenemos manía y odio. ¡Tienen un morro que se lo pisan!
Por supuesto que cada uno es libre de tener sus ideas y preferencias, pero sus derechos y libertades terminan donde comienzan los de los demás.

¿Cuándo vamos a ver, si no en los banquillos, que entiendo que han de ir como los demás, o con mayores razones, sí al menos inhabilitados para ejercer representación política, esos soñadores que quieren romper el país, y van dando pasos que violan todas las leyes?, ¿cuándo se va a retirar de sus cargos públicos a esos pertinaces agresores al conjunto de la ciudadanía quemando su enseña nacional o rompiendo públicamente la imagen del actual monarca Felipe VI?, ¿cuándo se va a cortar justicieramente ese paso lento, pero pertinaz, como el avance de una apisonadora, en pos de esa “Barataria” nació catalana, que, como pequeño arroyo es fácil de vadear, pero si se deja recibir la aportación de otros y otros pequeños riachuelos se convierte en una caudalosa corriente difícil de contener y de evitar su asolador desbordamiento?

En una misma página de este mismo Diario (26 de “nacional” de 13 de septiembre) vemos el doble pulso de “la quema de fotos del Rey y la Constitución” y que “Puigdemont convocará un referéndum o elecciones constituyentes a lo largo de 2017”…
Puigdemont, en el culmen su álgida chulería, ha llegado a decir que “es el Estado el que desobedece al Parlament”.
Pues eso, ¿cuándo van a empezar a pagar?

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

octubre 2, 2016 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

Nueva edición de la romería del Malangosto y ya van 47

malangostoComo cada primer domingo de agosto, el pasado día 7 se celebró, con la acostumbrada multitudinaria asistencia, más de ciento cincuenta romeros de ambos sexos y todas las edades, desde un año hasta los 101, aunque en otras ediciones se ha llegado al medio millar, ésta, que es la romería más alta de Europa, y que se celebra en el Puerto que unos dicen del Malangosto, y otros, con similares razones, Malagosto, y que mapas y documentos empatan en sus citas, para los de Malangosto, por lo angosto y dificultoso de este paso, que ya en tiempos romanos unía Complutum (Alcalá) con Cauca (Coca) por Segovia, siendo más tarde difícil paso de los segovianos del sexmo de Lozoya, de estos pueblos que ayer fueron Segovia, y que hoy conservan este nombre en sus plazas, y nuestro emblemático Acueducto en sus escudos, para los de Malagosto, por ser un paso de extremas temperaturas de frío en el riguroso invierno y de insoportable calor en agosto, a los 2004 m. de altura, que otros sitúan en el capicúa 2002, y tampoco es cosa de poner al altímetro en compromiso de tan exigente eficacia.

Calor, lo que se dice calor, sí se pasa, amén de otras penalidades y riesgos que otrora se daban, como los bandoleros, brigantes, salteadores, bandidos, forajidos, proscritos, encartados…, que asaltaban y robaban a los transeúntes entre el sexmo de Lozoya, allende sierra, y los pueblos segovianos de esta ladera, además de otros peligros como el ataque de fieras que abundaban, como lobos, osos o jabalíes, y por supuesto los peajes que, por buenas o a las bravas, habíanse de pagar, como tan expresamente narra el Libro de Buen Amor de nuestro casquivano Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, que aquí se teatraliza en su encuentro con La Chata.

Todo comenzó allá por el año 1969, como una de las diversas ideas que bullían en la cabeza de Jaime Alpens Gasparini, por estos años mi profesor de inglés en su Academia “Eurolenguas”. Nunca llegué a saber su nacionalidad, pues hablaba ruso, inglés, francés e italiano, como tampoco supe del parentesco de la señora que le ayudaba en las políglotas clases. Nos apreciábamos mutuamente, y me dijo que varios de mis artículos de prensa los había llevado a universidades de EE.UU. para hacer la versión al inglés, con el día a día de la Segovia a la que tanto quería y en la que tanta huella dejó de este cariño.
Ya antes había realizado otras actividades como excursiones didácticas a Peñalara, pero aprovechó ésta para fundir dos de sus pasiones, cultura y naturaleza, nuestra sierra y el Libro de Buen Amor (1330) con el encuentro en el chozo de La Chata.

He participado, incluso con alguno de mis nietos, en varias ediciones de esta romería que, como toda tradición popular, resulta amena y agradable, pues aunque la subida no es un paseo dominguero, al final es relajante viviendo toda la parafernalia de la romería.
Como romería es evento esencialmente religioso, si bien como cualquier otra actividad, por ejemplo el Camino de Santiago, puede realizarse y vivirse desde las facetas de naturaleza, ejercicio físico, meditación, o convivencia social y conocimiento de nuevos compañeros de actividad, y en este caso hasta encuentro con las más bellas páginas de nuestra literatura clásica; pero el acto central es la procesión desde el chozo al Puerto con el Santo Cristo del Buen Amor y la Vírgen de la Sierra, la suelta de palomas y otras rescatadas aves, como símbolo de la paz entre los pueblos serranos, y la celebración de la Eucaristía, aquí tan cerca del Cielo.

Con mi felicitación a esa Cofradía de Vaqueros Serranos del Cristo de Malangosto, al sacerdote celebrante, a los serranos mayor y más joven, a los “actores” que tan profesionalmente rediviven al Arcipreste y La Chata, este año identificados en María Sheila Cremaschi y Miguel Ángel Domínguez, y mi grato recuerdo para este buenazo hombrachón de infantil sonrisa, ojos saltones, vozarrón de trapo por la amalgama de idiomas que hablaba, promotor de tanta iniciática cultural en Segovia, mi profesor y amigo Jaime Alpens, mi ánimo y deseo de que ni nuevas normas, ni dificultades de todo tipo puedan anular ni mudar tan bonita tradición religiosa, social, que mantiene la amistosa relación de los pueblos de ambas vertientes de la sierra, Rascafría, Alameda de la Sierra, Sotosalbos, Basardilla o Torrecaballeros, festiva y montañera.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

octubre 2, 2016 Posted by | Familia, Sociedad, Uncategorized | Deja un comentario

El día del Niño en Cuéllar

castillo CuéllarHablar de Cuéllar es excavar en la prehistoria vaccea, recorrer la romana Colenda, pasear la corte con los Fueros Reales concedidos por Alfonso el sabio, entrar en casamientos y discordias reales, o disfrutar del señorío dado por el monarca Enrique IV a Bertrán de la Cueva…, y, cómo no, correr “los encierros más antiguos de España”, ya documentados allá por el 1546, llevados a Pamplona por jornaleros del Duque de Alburquerque, cuyo castillo a la entrada de la villa, es santo y seña del “Conjunto Histórico Artístico”, y escenario redivivo de su densa Historia.

Cuéllar es arte románico mudéjar, un museo al aire libre, con su conjunto de iglesias de S. Andrés, S. Esteban, S. Sebastián, Santiago, La Trinidad, Santa Marina, El Salvador, Santa María de la Cuesta…, aunque también posee templos de otros estilos, como los conventos de la Purísima, Santa Ana, Santa Clara o San Francisco, hoy nobles ruinas, de la que se trajo a la Catedral de Segovia un precioso púlpito en mármol policromado…; Cuéllar es Historia, tradición, folclore, cultura, deporte, industria, progreso…, pero en lo tocante a sentimiento religioso de los cuellaranos por encima de todo está su “Niño de la Bola”.

Acaban de pasar los apacibles días navideños, llenos de tradiciones como las rondas con zambombas, botellas y almireces, villancicos o cánticos del pueblo, simpáticos belenes, algunos singulares obras de arte, cabalgatas de Reyes Magos, repartiendo juguetes a los niños que se portaron bien, y carbón a los vagos y rebeldes, aguinaldos y navidales, despedida de año con las doce uvas, reiterativas felicitaciones de Pascuas y deseos de próspero año nuevo…, pero en Cuéllar ha vuelto a salir, como cada día de Año Nuevo, “Día del Niño”, onomástica mía, por Enmamniel, y Epifanía o Día de Reyes, la procesión con el Niño de la Bola.

Desde la iglesia de San Miguel hasta la de San Esteban, distancia de quinientos metros que recorren durante dos largas horas, procesiona la imagen del Niño, parecido al tan querido Niño Jesús de Praga, imagen barroca que sostiene en su mano izquierda la bola terráquea coronada por la cruz.

Traída a Cuéllar por un vendedor de ajos madrileño que la encontró en un desván, movió a la creación de su cofradía, ya documentada por el año 1679.
La cofradía fue en principio selectiva y elitista, habiendo de ser hijosdalgo sus cofrades, aunque ya en 1800 se mezclan nobles y pueblo llano, y ya en 1855 pueden las mujeres pertenecer a la directiva.

8 danzantes bailan durante todo el recorrido entradilla, jotas y el villancico que han de bailar hacia atrás, éstos habían de ser hombres adultos, luego muchachos jóvenes, y ahora son 8 niñas. Visten casaca larga, calzón corto, en rico damasquinado del siglo XVIII, color grosella, medias rojas y sombrero de ala ancha; llevan escarapelas en las mangas y en la espalda.

Así, pues, Cuéllar conjunto histórico artístico, museo al aire libre del románico mudéjar, cuna de los encierros taurinos, villa conservadora de tradiciones, costumbres y folclore, que conserva Historia e historias en su archivo de los Alburquerque, alguna tan curiosa como “método para cazar conejos”, o la confirmación de los hijos del Duque, allá por el 1588…, siente en lo más profundo de cada cuellarano la devoción a su “Niño de la Bola”.

Pues con mi copa de champán y los restos de turrón de la recién pasada Pascua felicito a los cuellaranos y les deseo muchos años de tan bonita tradición.

mayo 1, 2016 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

Apoyando a las JSS en busca y captura de restos franquistas

fernandez ladreda2Las páginas de El Adelantado, de 2 de los corrientes mes y año, publicaban el comunicado de las Juventudes Socialistas Segovianas, de su colaboración con el madrileño abogado “memorista” Sr. Ranz (no Sanz, con “r”, como rancio), poniéndose a su disposición para exigir a los ayuntamientos el cumplimiento de la Memoria Histórica. Por cierto, no sabía yo de universidades o colegios oficiales que contasen con tal especialidad jurídica, la de “memorista”, que con nuestra costumbre de abreviar, “cono”, “mates”, “pisci”…, van a quedar en “memos”.

Va a ser que Zapatero sí hizo algo bueno, aumento de facultades universitarias. Pues, aunque han pasado generaciones y tiempo para cicatrizar heridas corporales y psíquicas abiertas “in illo témpore”, a mediados del pasado siglo, y que ya se dio la Ley de la Amnistía, algunos siguen, como aquel Felipito Tacatun de la antañona radio, y…no está de más borrar nombres y huellas de hombres que como un tal Santiago Carrillo Solares, a la sazón Director General de Seguridad, que además de haber matado a cerca de 200 colaboradores suyos y culpar a los franquistas, y estrangular a su primera esposa, y enterrarla en el chalet de su correligionaria Dolores Ibarruri, “La Pasionaria”, mandó fusilar con premeditación a mogollón de prisioneros, en número de entre 4021 según unos y hasta 10.000 para otros, dejémoslo en la media, que ya son cifras escalofriantes los asesinados en Paracuellos del Jarama…

¿O no quiere decir esto la Ley de Zapatero, la de la “Memoria Histórica”? Pero yo que los jóvenes socialistas segovianos no quedaría en lo superficial de los simples nombres de calles a ellos dedicadas, iría tras de su obra, que eso sí que es “Memoria Histórica”, porque, como dice el humorista José Mota: “Si hay que derribar, se derriba, pero derribar pa ná…” ¿Qué sacamos, por ejemplo, con retirar la placa de la Avenida Fernández Ladreda en nuestra ciudad? Hay que derribar la obra que aquí realizó D. José Mª Fernández Ladreda y Menéndez Valdés, como Ministro de Obras Públicas, y que le valieron el nombramiento de Hijo Adoptivo y la Medalla de Oro de la Ciudad: destruir los accesos a la ciudad, la traída de aguas, le electrificación de la vía férrea, o las grandes avenidas, entre ellas la que lleva su nombre, pero no sólo la plaquita con su nombre; y también recuerdo a estos jóvenes aprendices de políticos que habrá que ir con la piqueta al Hospital General, en su tiempo llamado “Licinio de la Fuente”, o el Policlínico, antes conocido como hospital “18 de Julio”, o el hoy IES “La Albuera”, ayer Taller Escuela Sindical “Ángel del Alcázar”, en el que muchos años fui profesor…

Eso es Memoria, quitar huellas del franquismo. Y ya metidos en faena, para no quedar cortos, ir contra las presas y pantanos que Franco construyó, que son el 65 % de nuestros embalses, y las Universidades que levantó para que accediesen a las aulas universitarias los hijos del proletariado, como las de Gijón, Tarragona, La Coruña, Sevilla, Córdoba, Zaragoza, Alcalá o Cheste…, autovías, red de ferrocarril de alta velocidad, centrales eléctricas, o arrancar hojas del BOE que hablan de Fuero de los Españoles, Ley del Trabajo, Constitución de las Cortes, Ley del Referéndum Nacional, o la misma Ley de Sucesión de Jefatura del Estado, dejando todo “atado y bien atado”, para no volver a la convivencia a garrotazos, la Formación Profesional, o el Auxilio Social que defendía “ni hogar sin lumbre, ni español sin pan”…Eso sí es borrar y…Memoria Histórica.

Nunca quise caer en la trampa y tentación de responder a la rencorosa propuesta de la ley zapateril, pero es que se ponen pesados, y ahora hasta los jovencitos, que les han tenido que explicar lo que pasaron sus bisabuelos en ambos bandos.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

diciembre 31, 2015 Posted by | Política, Sociedad, Uncategorized | Deja un comentario

Goles o dignidad

piquéRecuerdo el chiste que se contaba para comprobar hasta dónde una joven era honesta cabal, y para ello se le ofrecían cantidades de dinero a cambio de su virginidad, con el correspondiente enojo de la muchacha que se mantenía firme en su integridad moral, hasta que al ir su subiendo la cifra, llegó un momento en que, vacilante, dijo, “hombre ya por esa cantidad…”, a lo que el proponente afirmó, “p…(joven de moral distraída) ya tenemos, sólo es cuestión de apalabrar cifras”.

Como cuestión de Estado tenemos los españoles los triunfos y errores de la “roja”, vamos que nos tomamos a pecho el juego de la selección española de balompié, lo cual en el fondo significa que todavía conservamos una especie de satisfacción y orgullo de pertenencia a una gran nación, orgullo que en esto del mundo del peloto exteriorizamos no sólo sacando todo tipo de objetos ruideros, pitos y fanfarrias, sino luciendo en nuestros balcones la bandera roja y gualda, al tiempo que gritando el cuellarano slogan del “a por ellos, oé”.

Pero de un tiempo acá una parte de españoles de Cataluña, de esa comunidad formada por un revoltijo de hombres y mujeres de todas los rincones hispanos, comandados por un soñador “mol honorable imperator cataluniae”, al que el ínclito Zapatero hizo ver que eran “nació” y prometió que asumiría lo que el Parlament catalá decidiese, los más catalás que ya andan liados en cómo organizarse como nació, entrenan despreciando a España y a los españoles, desterrando su idioma, el castellano, y pitando a la común bandera, el himno y el Rey de todos los españoles.

Pero lo que a mí me choca es que algún jugador de esa pundonorosa selección española de fútbol, en vez de sentir esa emoción y orgullo, al tiempo que voluntariamente que acepta acudir a la convocatoria, por lo que se supone llega con todas las ganas de dar toda su habilidad y entrega vistiendo la camisola roja hispana, participe en ese desprecio, pitada y abucheo; es decir que al tiempo que se le supone la satisfacción y orgullo de pertenecer a nuestra selección nacional, a la que se entrega en la hierba de cada estadio, ofende gratuitamente a todos los españoles.

Y me sorprende aún más que el seleccionador nacional, Marqués del Bosque, convoque a este jugador que manifiesta su hostilidad hacia la nación que representa y defiende, y que se sorprenda de que cada vez que el Sr, Piqué, jugador catalá aludido, toca balón, suene una gran pitada como justificada devolución de las que él produce y aplaude y manifiesta.

Y aquí explico, el por qué del chiste inicial, “indignidad ya tenemos, sólo es cuestión de apalabrar goles…” Y es que todavía quedan, quedamos, españoles que parodiando al histórico almirante, pensamos que “más vale derrota balompédica con dignidad, que goles con pitos, abucheos y desprecios”, o, como dijo Calvo Sotelo, “más vale morir con honra, que vivir con vilipendio”…, que “a manos lavadas, Dios hace merced”..

Nadie somos imprescindibles, aunque todos necesarios, y si un jugador, al que no se podrá exigir que vibre de emoción ante el ondear de su bandera, o se le erice el cabello con las primeras notas del himno, pero sí el respeto para los símbolos de la nación a la que representa y defiende, y a los espectadores como colectivo a individualmente a cada uno, que cuando juega la “roja”, casi nadie va a regodearse con sus derrotas, sino a disfrutar con sus frecuentes triunfos, a compartir nuestra privilegiada circunstancia y condición de españoles..

Tenemos que elegir si los españoles preferimos goles con insultos, o menos triunfos, pero con dignidad, aunque lo nuestro es disfrutar con las reiteradas victorias de la “roja” y el orgullo y la dignidad de españoles.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

diciembre 30, 2015 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

La sardana patrimonio cultural inmaterial…

sardanaDiputados del grupo Popular en la Comisión de Cultura del Congreso han propuesto a las instancias internacionales oportunas la inscripción de la sardana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

Yo, que entiendo que bueno es que cualquier motivo o manifestación de nuestras ricas y variadas comunidades sirvan de nexo de unión de todas y cada una, que hagan españolidad, me alegro de tal propuesta, y considero feliz y oportuna la sugerencia, pues considero que esta danza típicamente catalana tiene requisitos de más para tal reconocimiento, lo que ocurre es que con parecidos merecimientos cualquiera de nuestros bailes típicos regionales podría y debería gozar de tal propuesta y reconocimiento; así deberían ser patrimonio cultural la jota aragonesa, la muñeira gallega, las andaluzas sevillanas, el aurresku vasco, el chotis de la villa y corte…

Lo que no entiendo es que haya sectores catalanes, catalanistas o anti españoles que rechacen tal sugerencia por venir de diputados del PP., pues efectivamente se declarará como tradición catalana y patrimonio cultural de los bailes españoles. Por ello abogo porque todos nuestros bailes regionales sean propuestos para patrimonio cultural inmaterial. Y es que nunca entenderé que lo que es catalán no sea español, como no me cabía en la cabeza que futbolistas catalanes que jugaban en la selección española, que tanto renombre ha dado a ellos y a toda España, hiciesen alarde de anti españoles, o seguidores de “la rojilla” silben a nuestro Himno Nacional, abucheen a nuestro Rey o desprecien a nuestra Bandera, pues “la rojilla” es símbolo de unidad española y no de separación.

La sardana es un baile colectivo que se baila en círculo, en el que no se pregunta si se es catalán para hacer un hueco en el círculo, y con los brazos elevados, alternando hombre-mujer, se dan pasitos laterales, con las puntas de los pies, al son de la cobla o banda de doce músicos con instrumentos de viento y contrabajo, siendo alguno de estos instrumentos típicamente catalanes, como la tenora, el tible o el flabiol. El que toca el flabiol, con la otra mano, toca el pequeño tamboril.

Aunque hay quienes la achacan 2000 años de antigüedad, la sardana comenzó a popularizarse en el siglo XVI.
Yo mismo he bailado sardanas en fiestas de esta bonita, próspera y española región, y si bien, igual que se es hincha del Barça, del Real Madrid o del Betis, o como segoviano de la Gimnástica que, a pesar de tan mal pagados, los jugadores ponen tanto pundonor y tan buen juego, que ahí están en lo alto de su categoría, también en los bailes regionales hay preferencias, y la mía, sin duda alguna, está en la gimnasta y bravía jota aragonesa o nuestras variadas jotas segovianas, de las que, de la mano de Mari Carmen Torquemada, practiqué bonitos pasos. Que sin hacer de menos, todo lo contrario, competiendo en fraternal interés y mérito, he presenciado en pueblos del Pirineo aragonés concursos de jotas (Jaca, Cerler…), y con los grupos de joteros seleccionados, oyendo la jota y viéndola bailar, con los nevados riscos del Pirineo al fondo, como natural escenario, presidido por La Pilarica, se erizaba el cabello y hacía un nudo la garganta y se iban los pies a imitar esos acrobáticos saltos.

Pues que haya suerte y la propuesta de Dolors Monserrat ante la UNESCO tenga éxito, con lo que los catalanes y todos los españoles lo celebraremos bailando unos pasos de sardana con el orgullo de estar practicando algo de cultura universal, y esperando que nuestras preciosas danzas del resto de España vayan sumándose a esta rica e interesante lista de Patrimonio Cultural Inmaterial.

junio 24, 2015 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

La Iglesia católica ¿enemigo público o benefactor universal?

dali_cristoLa Iglesia, en su larga Historia, que “cielo y tierra pasarán, pero su Palabra no pasará”, ha sufrido constantes persecuciones, desde los emperadores romanos que hacían que los cristianos hubiesen de practicar sus cultos y devociones en privado, o en catacumbas, a la inconsciente generalizada blasfemia, o el feroz encono actual, como si del enemigo común a destruir se tratase, habiendo personas, colectivos y hasta instituciones que, en vez de pasar olímpicamente si no creen en ella, tienen verdadera obsesión en agraviarla, marginarla y oprimirla, sin apreciar que sus fines son predicar la Buena Nueva del amor fraternal, que todos somos hijos de Dios y por ello hermanos, y en lo posible remediar o paliar los sufrimientos y miserias de la humanidad.

Es frecuente el dicho “con la Iglesia hemos topado”, como sinónimo de tiranía e incomprensión, cuando, a pesar de puntuales y significados casos de lamentables errores personales, la Iglesia es Madre que acoge, comprende, aconseja y ayuda.
No se ponen los necesitados a la entrada de las lujosas mansiones, sino que piden ayuda en la puerta de los templos…Los medios de información social, dan testimonio de las cuentas claras y evidentes que muestran los millones de necesidades aliviadas por la Iglesia y sus organizaciones Cáritas, Frater, misioneros, Santa Infancia, cofradías, comunidades religiosas, asociaciones, voluntariados, campañas puntuales

Pero para esta generosa constante acción, la Iglesia necesita de medios, pues no tiene más bienes que la aportación de los fieles, pues aunque los mal pensantes y mal dicientes afirman que mantiene ayudas y privilegios, no tiene más que la exención del IBI en sus edificios de culto, como lo tienen las otras comunidades religiosas reconocidas, o las ONGs, sindicatos, o federaciones deportivas, por lo que solicita la voluntaria contribución, ese gozoso compartir, que proporciona más satisfacción dar que recibir, esa justa distribución de bienes que alegran a quienes más poseen, y alivia a los que nada poseen.

En estos días se están realizando las declaraciones del IRPF, y en los impresos de Hacienda vienen dos casillas para marcar con una cruz quienes, sin ninguna carga para ellos, quieran contribuir a la caritativa acción de “la Iglesia” y, en su caso para “otros fines sociales”. Recuerda que, aunque vayamos mejorando, aún quedan millones de hermanos que sufren pobreza, desahucios, embargos, hambre, hogares en que lloran niños pidiendo el pan nuestro de cada día.

Desde estos renglones quiero aclarar para agnósticos o anticlericales, que no poner la crucecita en nada perjudica a la Iglesia, y sí mucho a los necesitados que con esa aportación son socorridos. Que es una forma de garantizar que un porcentaje determinado de los presupuestos estatales ha de ser empleado en tan justa y necesaria acción social, pues bien sabemos que la Iglesia, además de predicar la Palabra de Dios, cumple las 14 obras de misericordia, de las que la mitad son cura espiritual, y las otras siete materiales, como dar pan al hambriento, agua al que tiene sed y no dispone de fuentes, vestido al harapiento, posada a los sin techo.

Que eso significan “miser” y “cordia”, sentir la miseria de los otros, y compartir. Jesús dijo, el Papa recuerda y la Iglesia aconseja y cumple “amaos unos a otros como Yo os he amado”, y amar al prójimo como a uno mismo.
Las cuentas claras, concretas y concisas de la Iglesia son expresivas de esta acción caritativa y justa, tan elocuentes, y nunca mejor dicho, que “van a Misa”. No es enemiga la Iglesia, es benefactora espiritual y material de la humanidad. Ciudadano, si eres cristiano, cumple la caridad, si no, practica la justicia, pon la cruz.

junio 24, 2015 Posted by | Solidaridad, Uncategorized | Deja un comentario

Procesiones del siglo XXI y más

semana-santa-granadaQuiero comenzar este mi artículo pidiendo disculpas a D. Jesús Eloy García por tomarle prestado el titular del suyo anterior, al tiempo que advertir al lector de que la coincidencia entre ambos artículos se limita a eso, al titular, pues no estoy de acuerdo en que los sentimientos religiosos y el fervor estén en retirada, ni que la Iglesia pierde feligreses y gana poderío económico, ni que quienes hoy creemos y practicamos, más o menos correctamente, seamos “homo sapiens del siglo XXI”, sino hombres actuales normales y corrientes en todos y cada ambiente o facetas de la vida, también discrepo diametralmente con el citado artículo cuando habla de individuos danzando con trajes de mujer, o alude a la ingestión de coca…

Por supuesto, respeto las creencias y vivencias del Sr. García, como entiendo y deseo que él respetará las mías, que en la diversidad de opiniones se basa la libertad de expresión. Aunque las procesiones, y los cultos religiosos, cada cual las siente y vive a su modo, que son como la feria, que cada cual la vive y cuenta a su manera, yo intentaré razonar mi opinión sobre las procesiones y su sentido hoy.

Procesión, según el Diccionario es “marcha de personas en orden por la calle”, proceder una cosa de otra, sucesión de pasos, viniendo la palabra paso del latín “passo”, sufrimiento, conceptos que en conjunto definen nuestros extraordinarios desfiles procesionales, pues si bien cada región o pueblo tienen su peculiaridad, todas coinciden en eso, marcha de personas en silencio, o rezando, en honor de Jesús, o la persona sagrada procesionada, y siendo principalmente los de la Semana Santa, sucesión de pasos o “sufrimientos” de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor. Precisamente nuestras procesiones se caracterizan por la piedad, silencio, orden y sobriedad, rezo en las calles que así se hacen templo.

Así queda descartada como finalidad primordial, aunque también lo sean, como efecto colateral, dada la calidad de nuestra imaginería, exposición o museo al aire libre, y aunque los no creyentes, tibios practicantes o indiferentes aprovechen el tirón de visitantes para sus fines económicos, o incluso los políticos lo utilicen como evento cultural y como oferta turística. Y desde luego hay que tener mala intención para asimilarlas a desfiles de carnaval, que aunque personas del pueblo ofrezcan lo mejor de sí, entre ellos sus tradiciones, danzando con trajes de bailes del paloteo, no sólo no femeninos, sino con origen guerrero, aunque su ardor y entusiasmo lo pongan al servicio del Señor, que como a Pedro dice: “Mete tu espada en la vaina, la copa que el Padre me ha dado ¿no la he de beber”? y de estas danzas de origen guerrero, labriego, festivo o de boda, cuidadosamente guardados por generaciones, tenemos bastantes ejemplos en Castilla y en nuestra provincia segoviana; entre ellas la danza que en todo el recorrido de la cuellarana procesión del Niño de la Bola realizan los 8 mozos.

Puedo afirmar que en el Vía Crucis viviente del segoviano barrio de S. José he visto rostros emocionados ante el realismo de los pasos o “sufrimientos” de Jesús, desde el clamoroso recibimiento con palmas y vítores, pasando por el prendimiento, el juicio, los azotes y la vil coronación, el camino con el pesado madero, cayendo tres veces, hasta la culminación de la crucifixión, muerte y resurrección, y he visto el dramático silencio y la oración de familias enteras… Y como antiguo Hermano Mayor de una de nuestras cofradías, podría contar casos de piedad y dolor auténtico, pero valga el caso de un director de banco que nos pidió permiso para entrar el matrimonio bajo los faldones de la carroza y empujar, por supuesto como promesa y en el mayor anonimato, como anónima pidió ser la familia que regaló un precioso y valioso estandarte, y no se trataba de familia que nadase en la opulencia, o como lo son cantidad de donativos recibidos…

He visto rostros llorar de emotiva devoción al paso de estas que el Sr García llama “anticuadas” procesiones, y son millares los que viven con auténtica devoción estas representaciones de los más significativos Misterios, y pienso que con uno sólo que se convirtiese, ya merecería la pena sacar a la calle nuestras más queridas imágenes. No, Sr. García, en nada se parecen las procesiones en que algunos fieles piden por sus necesidades o agradecen favores recibidos, ofreciendo esos posibles “dolores de espalda, cervicales, columna o piés…” que Dios no pide, pero ellos lo dan, en nada se parece a esa empresa que Vd. dice, en que el jefe pidiese o exigiese este personal sacrificio, porque aquí ellos lo ofrecen voluntaria y alegremente, agradeciendo tanto sufrimiento, desaire y desprecio como Jesús sufrió por todos nosotros, y que con las procesiones recordamos.

Pues eso que las procesiones siglo XXI y los Vía Crucis, y los triduos, novenarios, vigilias u otros cultos, son devoción del pueblo, oración y catequesis populares y populosas, que para nada excluyen la oración privada, silente y personal de cada uno, en la calle convertida en templo, o en el más recóndito banco de la iglesia, que Dios no exige protocolo alguno ni necesita salón de recepciones, para recibir a todos y cada uno. Y todo ello en el siglo XXI, y los muchos venideros, porque el Cielo y la Tierra pasarán, pero su Palabra no pasará, ni aun con el egoísmo, el materialismo y el tesón que los no creyentes ponen en quitar la fe y la piedad..

Manuel Fernández Fernández

abril 5, 2015 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario