Cultura Solidaria

Origen, esencia y futuro de Europa

ILUSTRACIONAunque el mundo griego y el imperio romano ponen los antecedentes, en Occidente, el paso decisivo hacia lo que hoy consideramos Europa está en la formación del Sacro Romano Imperio con Carlomagno. La caída en 1453 del Imperio Romano de Oriente, con capital en Constantinopla, y su «traslado» a Moscú como «tercera Roma» dio una nueva configuración a Europa. Oriente y Occidente tienen muchos elementos comunes, pero hay una profunda diferencia. En Oriente, el Imperio y la Iglesia aparecen casi identificados entre sí. En Roma, desde el siglo V, se enseña que el Emperador y el Papa tienen poderes separados. Esta diferenciación de poderes es algo muy occidental. La pretensión, en ambas partes, de poner el propio poder sobre el otro, causará muchos conflictos. Hoy sigue siendo difícil establecer el modo correcto de vivir esta diferenciación.

Posteriormente los momentos relevantes de la Europa moderna hay que situarlos en la Reforma protestante, la Revolución francesa y la Colonización. La Reforma divide Europa en una mitad latino-católica y otra germánico-protestante. Esta se subdivide en diversas Iglesias de Estado, contra las que reaccionan las iglesias libres que buscan refugio en Norteamérica. Con la Revolución francesa se rechaza la fundación sagrada de la historia y de los Estados; el Estado puramente secular, basado en la racionalidad y en la voluntad de los ciudadanos, relega la religión al ámbito privado y sentimental.En los países latinos se da una profunda división entre «cristianos» y «laicos».

Con la Colonización, el triunfo del mundo técnico y secular europeo y de su modo de vivir y pensar, es seguido, en Asia y África, por la impresión de que la cultura europea está agotada. El Islam piensa que puede ofrecer una base espiritual a una vieja Europa que niega sus fundamentos religiosos y morales. En la hora de su máximo éxito político y económico, Europa parece condenada a la decadencia, vaciada por dentro, sin fuerza espiritual y sin niños, forzada a someterse a unos trasplantes que anularían su identidad.

A estos dos modelos se unió, en el siglo XIX, el socialismo: en su forma democrática ha servido de saludable contrapeso a las posturas liberales radicales de los dos modelos existentes. Sin embargo el socialismo totalitario, con su filosofía de la Historia materialista y atea, rechaza la religión como reliquia del pasado; con un dogmatismo intolerante afirma que el espíritu es producto de la materia y que la moral depende de las circunstancias y fines de la sociedad, lo cual supone una ruptura con la tradición moral de la Humanidad. Sin valores independientes de los fines del «progreso», en un momento dado todo puede permitirse o ser necesario, «moral» en un nuevo sentido.

Aunque los sistemas comunistas han fracasado existe una  secuela catastrófica: la desolación de los espíritus, la destrucción de la conciencia moral, el desprecio del hombre. Esta herencia del marxismo sigue vigente y puede conducir a la autodestrucción de la conciencia europea, porque cancela las certezas humanas sobre Dios, el hombre y el universo, y liquida la conciencia de unos valores morales objetivos.

En otro orden de cosas el cristianismo y la Ilustración que es otro fundamento ideológico de la Europa moderna,  no se contraponen. El cristianismo es genuinamente «laico» porque defiende la libertad religiosa y niega al Estado el derecho de considerar la religión como parte del orden estatal. En este sentido, la Ilustración es de origen cristiano; de hecho ha nacido en ámbito cristiano. Allí donde el cristianismo, contra su naturaleza, se había vuelto religión de Estado, la Ilustración ha tenido el mérito de recordarle algunos de sus valores originales. 

Los dos temas característicos de la cultura ilustrada son la racionalidad «científica» y la libertad. El cristiano no quiere ni puede renunciar a estos dos importantes valores de la Ilustración (que por lo demás no le son ajenos), pero, son ya evidentes los límites y contradicciones de «esta» racionalidad y de su mal definida concepción de la libertad.

La razón encontrará más luz si escucha a las grandes tradiciones religiosas. Los diez mandamientos expresan, en la tradición bíblica, exigencias de nuestro ser hombres, que también están presentes en las grandes tradiciones éticas de otras religiones. Una libertad orientada por la verdad de lo que somos podrá construir personas y sociedades dignas, y la Europa que, en el fondo, todos deseamos.

Anuncios

enero 22, 2018 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

¿Qué es el relativismo ético?

familia tres hijosSi los principios o valores que rigen la convivencia social y que informan el contenido de las normas jurídicas se justifican únicamente como expresión del sentir colectivo, si este sentir cambia, cambiarán también los principios. Los defensores del relativismo ético y jurídico niegan la existencia de unos principios universales de justicia radicados en la naturaleza de los hombres, y todo lo confían a la opinión y sentir mayoritarios.

El relativismo ético o moral, el más extendido actualmente, suele admitir la existencia de un ser absoluto, también suele admitir que haya verdades incondicionadas, pero niega la capacidad del hombre para conocer unos criterios de comportamiento correctos universales. Al menos en Occidente, la gran mayoría acepta la existencia Dios, pero niega la existencia de una moral objetiva común para todos los hombres. Nosotros Este relativismo ético, no sólo  es el más extendido, sino que además afecta directamente a la fundamentación del derecho y de la vida política.

Si los valores sólo se “justifican” por referencia a las emociones, no hay manera de llegar a un acuerdo racional sobre la superioridad de unos valores sobre otros. Habrá sólo conflicto de intereses, que se resolverán según la regla de la mayoría. No tendría sentido intentar demostrar nada a nadie. Semejante pretensión sería tan absurda como intentar demostrar, pongamos por caso, que el gazpacho es mejor que la paella. Si es cuestión de gustos, cada cual tendrá los suyos, y ninguno de ellos será mejor que el resto. Todos serán igualmente legítimos. Quien intente imponer el suyo será un avasallador, dogmático e intolerante.

Como consecuencia del relativismo ético se llega a situaciones verdaderamente ridículas, donde según las preferencias de un grupo, se alterará llamativamente la jerarquía de valores. Por ejemplo, llama la atención la campaña sistemática antitabaco, que parece una verdadera persecución contra el fumador, en contraste con la libertad con que se administra la píldora abortiva, incluso a menores. Se obliga a poner en los paquetes de tabaco “el tabaco mata”, lo cual es cierto, pero mucho más verdad es que la píldora abortiva también puede matar, pero no lo advierten, y mata a un inocente que no tiene culpa de nada, y que ni siquiera fuma… Dicho de forma un poco más coloquial: con el relativismo ético, colamos un mosquito y nos tragamos un camello.

Relacionado con lo anterior, otra consecuencia es el sentimentalismo, que algunos llaman buenismo, y que se difunde cada vez más, incluso desde la infancia, a través de los dibujos animados. Se va extendiendo la idea de que aquí todo el mundo es bueno, haga lo que haga: el adúltero, el mentiroso, el impío… La sensibilidad “moral”, en cambio, se dispara ante actuaciones de lo más inofensivas. Cada género de vida se presenta como una opción igualmente legítima que su contraria. Se aplaude la diferencia como valor por excelencia, con independencia de lo que defienda cada cual. “Yo soy pro life”, “Pues, yo soy pro choice”, “¡Qué guay, qué bonito es que seamos diferentes!”. Y así con todos los temas morales.

Lo más grave de todo esto es que el relativismo produce un desorden en los amores. Y, al contrario de lo que sucede en los números, el orden en los amores sí que altera el producto. Hay gente que ama más a su cuerpo, que a su hijo; a su perro o a su gato, que a sus padres; a sus compañero de trabajo más que a su marido; o a su coche más que a su esposa… Desde el relativismo no hay manera de impedir esta alteración de los valores, antes bien, con él se justifica.

enero 22, 2018 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

Una huella imborrable dejan los abuelos en las almas de sus nietos

abuelos y nietosLa investigación; “La Generación de la Transición; entre el Trabajo y la Jubilación”, desvela que hace milenios de años, el modelo familiar “incluía no sólo a un padre y a una madre, que se ocupaban de la buena crianza de los hijos; también había una abuela que les ayudaba en esta tarea. 

Los abuelos trabajan de sanitarios, guardianes y preceptores de sus nietos. Hacen posible que muchas mamás se puedan integrar al mercado de trabajo. Algunas familias marchan mejor gracias a los abuelos. Y en tiempos de inestabilidad económica, estos gestos tienen mayor importancia.

Uno de los datos más preocupantes del censo, en Estados Unidos, es el creciente número de menores que han de ser sustentados por sus abuelos: 2,4 millones de abuelos se encargan del adiestramiento de 4,4 millones de nietos. El semanario The Economist informa que un tercio de estos abuelos, cabeza de familia, no habían terminado la enseñanza secundaria y que el 62% no habían pasado por la universidad. El 70% sobrepasaba los 50 años, mientras que el 70% de los menores tenía alrededor de 11 años.

La comunidad afroamericana es de las más golpeadas. Si bien de los menores de 18 años, un 70,9% de los que son hijos del cabeza de familia son blancos y un 13,3% negros en el caso de los nietos del cabeza de familia, el 48,6% son blancos y el 32,3% son negros.

La Academia Americana de Psiquiatría para Niños y Adolescentes explica las causas de esta sobrecarga para los abuelos: aumento de familias con un solo padre, alta tasa de divorcios, embarazos de adolescentes, incapacitación de los padres por prisión, alcoholismo, consumo de drogas y violencia doméstica.

Los abuelos se enfrentan al desgaste psíquico y físico que les supone fatigarse con chicos especialmente difíciles por provenir de hogares rotos. El estrés y la fatiga, ligados al trabajo que origina la responsabilidad, son los principales indicios del síndrome de la “abuela esclava”.

Existen programas dirigidos a la ayuda de los abuelos que deben educar a sus nietos. El servicio más demandado es una prestación económica para que puedan contratar un asistente temporal durante las vacaciones. Aparte de estas ayudas, deberíamos erigir un monumento a los abuelos.

Clemente Ferrer

enero 22, 2018 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

La amabilidad y el desprendimiento son básicos en la relación amorosa

amor paciente y servicial

Amar  es volverse amable pues el amor no actúa de modo descortés, no es duro en el trato. Sus modos, sus palabras, sus gestos, son agradables y no ásperos ni rígidos. Detesta hacer sufrir a los demás. Como parte de las exigencias irrenunciables del amor, todo ser humano está obligado a ser afable con los que lo rodean. Cada día, entrar en la vida del otro, incluso cuando forma parte de nuestra vida, pide la delicadeza de una actitud no invasora, que renueve la confianza y el respeto. El amor, cuando es más íntimo y profundo, tanto más exige el respeto de la libertad y la capacidad de esperar que el otro abra la puerta de su corazón.

Para disponerse a un verdadero encuentro con el otro, se requiere una mirada amable puesta en él. Esto no es posible cuando reina un pesimismo que destaca defectos y errores ajenos, quizás para compensar los propios complejos. Una mirada amable permite que no nos detengamos tanto en sus límites, y así podamos tolerarlo y unirnos en un proyecto común, aunque seamos diferentes. El amor amable genera vínculos, cultiva lazos, crea nuevas redes de integración, construye una trama social firme. Así se protege a sí mismo, ya que sin sentido de pertenencia no se puede sostener una entrega por los demás, cada uno termina buscando sólo su conveniencia y la convivencia se torna imposible.

Una persona antisocial cree que los demás existen para satisfacer sus necesidades, y que cuando lo hacen sólo cumplen con su deber. Por lo tanto, no hay lugar para la amabilidad del amor y su lenguaje. El que ama es capaz de decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan.

Para amar a los demás primero hay que amarse a sí mismo. Sin embargo, el amor no busca su propio interés, o no busca lo que es de él. Una cierta prioridad del amor a sí mismo sólo puede entenderse como una condición psicológica, en cuanto que quien es incapaz de amarse a sí mismo encuentra dificultades para amar a los demás.

Pero  pertenece más a la caridad querer amar que querer ser amado, de hecho, las madres, que son las que más aman, buscan más amar que ser amadas. Por eso, el amor puede ir más allá de la justicia y desbordarse gratis, sin esperar nada a cambio,  hasta llegar al amor más grande, que es dar la vida por los demás . ¿Todavía es posible este desprendimiento que permite dar gratis y dar hasta el fin? Seguramente es posible, porque es lo que pide el Evangelio: “Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis” .

Fuente: amoris laeticia

noviembre 22, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

¿Qué es nuestra mente?

mente no es solo cerebroLa investigación del cerebro solo puede mostrar una red débil de condiciones necesarias, pero no suficientes para la conciencia. Las neuronas son componentes del cerebro, no de la mente, y sus respuestas a estímulos, a través de moléculas de señalización, son de tipo electroquímico, no una actividad causal que explique la conciencia.

Lo cierto es que, a principios del siglo XXI, la neurociencia parece discurrir por un derrotero muy parecido al que siguió la genética a principios del siglo XX. Con los avances de la neurociencia se está creando un nuevo determinismo, como el que se produjo con el conocimiento de las leyes de la herencia de los genes tras el redescubrimiento en 1900 del trabajo de Mendel (1822-1884,) que supuso el nacimiento de la Genética. Fue tal la repercusión del conocimiento de las leyes de la herencia biológica que se pasó a ver en los genes los responsables de todo, no solo de los rasgos físicos y fisiológicos, sino también los dueños de nuestro comportamiento. Pues no. Muchas de las acciones que hacemos como humanos, y sobre todo las que atañen al comportamiento, bondad, agresividad, instinto abusivo, naturaleza depresiva, etc. no las determinan nuestros genes sino que se adquieren.

Como bien señaló David Hume (1711-1766), al nacer «la mente humana es una pizarra vacía en la que la experiencia va grabando sus signos». Nuestra forma de ser y obrar en la vida, fruto de nuestra conciencia y voluntad, no tienen que ver con el ADN, sino que forman parte de lo que llamamos personalidad, que es algo que el filósofo español Xavier Zubiri (1898-1983) definía como el precipitado que deja en cada persona el contenido de los actos que va ejecutando a lo largo de su vida
La realidad es que ni los genes lo determinan todo en el ser humano, y menos su conciencia, ni el sistema nervioso es el responsable de nuestros actos, sino en todo caso al revés, su brazo ejecutor. De modo que además de con lo que se nace, nuestros genes, nuestras células y entre ellas las neuronas, influye en cada persona humana aquello que se hace bajo el dominio de la razón.

Sin embargo, hay un empeño por parte de algunos neurocientíficos, animados por investigadores de las ciencias de la computación, por equiparar nuestra inteligencia natural a la inteligencia artificial, y reducir lo mental a lo cerebral, y por tanto subordinar el espíritu a la materia corporal. Esto, más que ciencia sería reduccionismo y filosofía materialista que además es extremadamente nihilista, porque se basa en que todo, hasta la conciencia es materia, con lo que se niega lo más genuino del ser humano acorde con la definición de Boecio sobre la persona: «sustancia individual de naturaleza racional».

Tampoco se puede negar la conciencia como motor de nuestros actos, por el mero hecho de que se puedan topografiar las regiones del cerebro implicadas en distintas tareas, como el habla, la memoria, la vista, el olfato, etc. Como bien señala el Dr. José Luis Velayos, catedrático de Neuroanatomía, «la mente no puede ser una “secreción” del cerebro, ya que de lo material no puede surgir lo inmaterial… A pesar del gran desarrollo de la neurociencia, no se ha conseguido llegar a la comprensión del funcionamiento global del cerebro… se necesita aunar esfuerzos con otras ramas del saber, para llegar a una mejor comprensión del asunto… la ciencia experimental está abocada a una integración multidisciplinar en que estén incluidas las ciencias no experimentales. Así, la concepción unitaria, aristotélica, del ser humano, aunque cueste reconocerlo, volverá a tener vigencia».

Si el cerebro fuese un aparato que dictase nuestras decisiones ¿dejaríamos de ser seres pensantes?, ¿qué determinaría la personalidad?, ¿por qué esta ha de ser diferente entre gemelos idénticos?, ¿serían solo impulsos eléctricos lo que nos induciría hacia el esforzado aprendizaje de una habilidad intelectual como resolver ecuaciones matemáticas complejas, lograr la perfección con un instrumento musical o llegar a ser un buen maestro, o un buen escritor, filósofo o científico?

Si el cerebro fuese el único dueño de todas estas capacidades, nuestros actos serían solo el fruto de un sustrato que respondería siempre de forma automática y habría perdido su sentido el esfuerzo, la voluntad y todas las demás facultades relacionadas con el deseo de progresar o adaptarse al medio en que vivimos. Y si el cerebro actuase solo en función de estímulos ambientales quedaría invalidada la voluntad personal, la conducta exploratoria como medio de aprender y progresar en el conocimiento y el deseo de vivir la vida de forma personal.

Si el cerebro fuese el dueño de nuestros actos ¿cómo moldear la conducta?, ¿cómo abordar las neurosis, las depresiones o los desórdenes sociales?, ¿tendrían sentido los psiquíatras?, ¿tendría sentido la psicología?, ¿tendría sentido el yoga?, ¿seríamos responsables de nuestros actos?…

Nicolás Jouve 

noviembre 22, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

¿Venimos del mono?

El hombre no es un monoEn los últimos años se han multiplicado el número de descubrimientos fósiles relacionados con el origen del hombre. En España se han seguido con gran atención debido a que algunos de esos hallazgos han tenido lugar en la Península Ibérica. El más importante es precisamente el llamado “Hombre de Atapuerca” que, en abundancia de restos óseos, supera a todos los demás juntos.
Estos descubrimientos han contribuido a avivar un tema ya de por sí polémico: muchas personas, sobre todo alumnos adolescentes, se plantean dudas sobre cómo compaginar lo que aprenden en las clases de Religión sobre la Creación y lo que les explican en Ciencias Naturales, principalmente en lo que se refiere al origen y prehistoria del hombre.

Son frecuentes preguntas como estas: “¿Es verdad lo que dice el Génesis?”, “¿De dónde salieron nuestros Primeros Padres?”, “¿Cómo es posible que Caín fuera agricultor y Abel ganadero si, durante mucho tiempo, el hombre prehistórico no conoció ni la agricultura ni la ganadería?”… o, la más común: ¿venimos del mono?

La ciencia experimental y la filosofía son saberes que se complementan. Son como dos caminos paralelos que no se cruzan, pero que se iluminan mutuamente.

“El gran interés que despiertan las  investigaciones científicas está fuertemente estimulado por una cuestión de otro orden, y que supera el dominio propio de las ciencias naturales. No se trata sólo de saber cuándo y cómo ha surgido materialmente el cosmos, ni cuándo apareció el hombre, sino más bien de descubrir cuál es el sentido de tal origen: si está gobernado por el azar, un destino ciego, una necesidad anónima, o bien por un Ser transcendente, inteligente y bueno, llamado Dios (…)”.  Es decir: la búsqueda de las últimas causas —filosofía— nos lleva a querer conocer mejor lo concreto —ciencia experimental—, y viceversa.

La ciencia experimental ha conseguido grandes logros pero, por su propio método, sólo puede experimentar con la materia. Sin embargo, no son pocos los científicos que, aunque pretenden hacer sólo ciencia experimental, se salen del ámbito propio de esa ciencia, y hacen abstracciones, propias de la filosofía, como si se derivaran directamente de sus datos experimentales.
En este sentido son esclarecedoras las siguientes palabras de San Juan Pablo II:
“El hombre tiene muchos medios para progresar en el conocimiento de la verdad, de modo que puede hacer cada vez más humana la propia existencia. Entre estos destaca la filosofía, que contribuye directamente a formular la pregunta sobre el sentido de la vida y a trazar la respuesta: ésta, en efecto, se configura como una de las tareas más nobles de la humanidad. El término filosofía según la etimología griega significa «amor a la sabiduría».

De hecho, la filosofía nació y se desarrolló desde el momento en que el hombre empezó a interrogarse sobre el por qué de las cosas y su finalidad.
Teniendo en cuenta que esto es la filosofía podríamos resolver una cuestión que para los autores de La especie elegida es muy difícil: según dicen “eso que llamamos « inteligencia » es un concepto de difícil definición…”, resulta que para la ciencia experimental es imposible, porque por su propio método, definir conceptos no entra dentro de su campo, pero la filosofía ha dado definiciones satisfactorias de lo que es la inteligencia desde hace, al menos, 2500 años.

Se trata de ver cómo los datos que se desprenden de la ciencia experimental, en relación con la evolución y el origen del hombre, encajan mejor con una filosofía realista que con otras que han estado en la base de muchas teorías, llamadas científicas, que han intentado llegar a una explicación global de esos datos. Por ejemplo, los datos científicos apoyan la existencia de una parte espiritual en el hombre, la realidad de una naturaleza única y estable que tiende a la sociabilidad humana como algo propio.

Hay algo estable y algo cambiante. El hecho de que en el universo se dé una evolución en la materia no significa que todo lo real sea evolución, sin embargo ésta ha sido la concepción dominante desde el siglo XX, que se va desmoronando a medida que van apareciendo nuevos datos.

noviembre 22, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

Flipante

autobus-accidentado-en-fuenlabradaNo cesaré de defender la vida humana, sea contra el “legal” aborto voluntario, contra la avisada eufónica eutanasia, o contra los riesgos del tolerado consumo de alcohol o estupefacientes que permitimos cada día más temerariamente madrugador en nuestros jóvenes, adolescentes y “casi” niños.

No cesaré de alegar que la ciencia tiene demostrado que la vida es tan igual, aunque con diferentes manifestaciones, a los deliciosos tres añitos, esos que “te los comes”, que a los 12, cuando tanta desazón nos producen con sus tareas escolares, que a los radiantes y presumidos 20, los setentones del atardecer de la vida, que esos nueve meses del embarazo en que la mamá se empeña en mostrarnos las pataditas que el hijo, el niño, esa vida humana, le da en el abultado vientre, diciendo invariablemente “este va a ser futbolista”…

Es flipante, obnubilante, alucinante, que esas mujeres que quedan embarazadas, en inapreciable porcentaje por violación, que no sienten la llamada de la maternidad, que no hayan evitado ese embarazo, que tantas repiten, voluntaria y “legalmente,” lo eliminen, lo aniquilen, lo “maten”, diciendo que con “su” cuerpo, el de ellas, no el del niño que matan, pueden hacer lo que les venga en gana.

Cuando la ciencia tiene demostrado que desde la concepción ya es vida humana, aunque las leyes lo llamen “persona” con determinada evolución y tiempo, aniquilar, cortar esa vida, es tan matar a un niño, como lo es matarlo al nacer, con los deliciosos tres añitos, o en plenitud, con la sóla diferencia del escándalo o perjuicio social y la sanción judicial que uno u otro caso conllevan.

Igualmente flipante me parece, y no deseo ver tras rejas ni a la abortista ni al drogata, igual digo, de la madre que defiende al hijo conductor de autobuses con niños como pasajeros, que tiene un accidente con síntomas de haber ingerido substancias nocivas, que alteran la personalidad de quien es responsable directo de 50 vidas, y riesgo para los demás usuarios de la vía, pues bien sabe que si en esas horas previas al viaje no las había consumido, si era adicto podría estar influido, ya que la misma madre en su lógica maternal función de abogada defensora, dice “es verdad que mi hijo es muy nervioso, pero es su forma de ser”. No dejan de ser personalidades influidas o degeneradas por el habitual consumo.

Como si tal cosa la madre comenta que su hijo tomó cocaína el viernes en una fiesta, “pero es que consume cualquiera”…, pero, señora, su hijo no es cualquiera, es el responsable directo de 50 vidas de niños que si los padres supieran que, aunque no hubiera ingerido unos días antes, tenía el hábito, no hubieran dejado a sus hijos viajar sin hacer la prueba del espirómetro, aparato que en algún país es obligatorio y los nuevos autobuses de viajeros lo llevan incorporado para si da un mínimo rastro de estupefaciente, el vehículo no arranca.

Me enternece pensar que al joven conductor, en palabras de la madre, “le encantan los niños”, que no lo dudo, pero parece que no tanto como para retirarse del pernicioso hábito, o del peligroso volante.

febrero 8, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

De Enero, San Ildefonso santo que sede nombre al Real Sitio

palacio-real-la-granjaAunque hace algún tiempo que no dedico algunos renglones a mi admirado Real Sitio, paradisiaco lugar en que pasé parte de mi juventud, delicioso sitio a un tiempo cortesano y serrano, que así, “paraíso”, lo denomina su entusiasta cronista oficial Sr. Juarez Valero, miembro de la familia a que tanto afecto conservo y con estas líneas felicito y transmito mis deseos de un 2017 lleno de éxitos y venturas, un fuerte abrazo Neli y Loly, aunque no prodigue elogios que ya están dichos, y que siempre conservo para mi antiguo pueblo, entonces con su doble imagen de Real Sitio estival de la selecta colonia veraniega, de los cestos del Europeo, de los milicios de “El Robledo” y las chicas universitarias del Palacio de Serrano, el popular “villa bragas”, y La Granjilla de los largos y singulares inviernos, de la nieve semiperpertua, El Chuletín, los billares de “casa Teo”, los futboleros derbies de C.D.La Granja y “La Esperanza F.C.”, el primer Teatro Real de España “Infanta Isabel”, y los saltos con esquí o trineo en las nieves de la Puerta del Campo, voy a menudo, la paseo y la sigo su día a día.

Creo que se ha celebrado, este año no he podido asistir, pero me extraña su escasa publicidad, la fiesta del santo que aunque no Patrón, presta nombre al pueblo, San Ildefonso. Cada 23 de enero, día que el santoral comparte con otros santos de escasa eufonía, Emerenciana (onomástica de mi suegra, q.e.p.d.), Agratángelo, Parmenas, Áquila, Severiano, Asclas o Amasio, La Granja, el Real Sitio, recuerda con sencillos actos al santo al que el iniciador del pueblo, monarca Trastámara Enrique IV, puso primera piedra al erigir la ermita al santo Ildefonso que le preservó del ataque de la fiera, cuando cazaba por estos pagos, en el lugar conocido como Casar del Pollo.

Estando el origen del Real Sitio en la modesta ermita, dedicada al arzobispo toledano, Padre de la Iglesia, hijo de los nobles visigodos Esteban y Lucía, Ildefonso, que significa “guerrero preparado para el combate”, aunque el patronazgo y sus fiestas lo dediquen a San Luis de Francia, noveno de los Luises monarcas galos, hijo de Blanca de Castilla, nieto de Alfonso VIII, y primo de Fernando III el Santo, no pasa año en que no se le dedique misa en su modesta, aunque palaciega, ermita, y se invite a los asistentes a un típico almuerzo en la Plaza Mayor, conocida como Pl. de los Dolores.

Es ésta una de las singulares fiestas que el Real Sitio celebra, pues, además de las masivas fiestas patronales de San Luis (25 de agosto), con juego de aguas de las monumentales fuentes palaciegas y ”los encierros más modernos de España”, cada 30 de mayo corren estas fuentes en honor de San Fernando (primo de San Luis), así como cada 25 de julio, festividad de Santiago, Patrón de España; pero en el Real Sitio cada Viernes Santo recorren sus calles centenares de penitentes con cruces de cien kilos, con los pies desnudos e incluso arrastrando pesadas cadenas; celebra su anual Mercado Barroco, la Muestra de Teatro Aficionado, Música en los Reales Sitios, Semana de la Magia, el Concurso Nacional de Doma Clásica, la brillante singular Octava del Corpus, la típica “judiada” para diez mil comensales, o la tradicional “Misa de la Pera” en que, cada 28 de agosto, fiesta de San Agustín, se da una pera a cada asistente, recordando la costumbre instituida por la Infanta Isabel, “La Chata”, de hacer partícipe al pueblo, de los frutos de su huerta, “La Partida de la Reina” en los palaciegos jardines.

Pues San Ildefonso bendito, que en vida mereciste que la Vírgen en persona te impusiese una casulla, y después ocupar silla entre el santoral, bendice a tu pueblo de La Granja de San Ildefonso e intercede por todos nosotros.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

febrero 8, 2017 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

¿Cuándo van a empezar a pagar?

puigdemontQue la justicia en España es más lenta que el caballo del malo, no es cuestión de estribillo, basta ver la prensa diaria que nos informa de sentencias dadas hoy a delitos cometidos hace años, con lo que deja de ser eso, justicia, pues esta virtud cardinal ha de ser puntual e inmediata; no es infrecuente que la noticia de unos años “y un día” a la sombra, se refiera a delitos cometidos hace tanto tiempo que el autor ha perdido conciencia de haberlos cometido, y por supuesto han cambiado tanto las circunstancias, que el castigo, es inoperante, pues es por imperativo legal, pero no por su eficacia, ya que se convierte más en revancha, el “quien la hace la paga”, más que por su finalidad de arrepentimiento y propósito de cambio. Vale cien veces más un arrepentido sin castigo que un castigado sin arrepentimiento.

El caso tipo de esta tardanza es el del ciudadano que ha formado una familia honorable, tiene un trabajo estable y está considerado en su ambiente como un probo ciudadano, pero que en su juventud cometió un desliz, y ahora le sale la sentencia de su pena, por lo que ya no sólo paga él a destiempo y contra productivamente, sino que han de pagarlo la esposa e hijos que entonces no tenía, ni tal vez tengan noticia del juvenil error. Prácticamente se castiga al mismo sujeto, pero con otra personalidad.

A la virtud de la justicia se le representa con los ojos tapados, pero no porque actúe a tientas y a ciegas, atolondrada, sino por su obligada imparcialidad y equilibrada, positiva y ejemplar ejecutoria.

Por lo susodicho pedimos, exigimos que la justicia sea inmediata y eficaz, valiente y equilibrada, no que el delito se repita, amplíe y enquiste, pareciendo hacer mofa de esa inoperante o débil justicia, y esperamos que se corte ese reto, órdago o recochineo, no porque nos lo pida el cuerpo, que sí, sino para evitar su continuidad, y para escarmiento y ejemplo.

Tal es el caso del pulso de cada día en la nació de Catalunya, a la que luego dicen que les tenemos manía y odio. ¡Tienen un morro que se lo pisan!
Por supuesto que cada uno es libre de tener sus ideas y preferencias, pero sus derechos y libertades terminan donde comienzan los de los demás.

¿Cuándo vamos a ver, si no en los banquillos, que entiendo que han de ir como los demás, o con mayores razones, sí al menos inhabilitados para ejercer representación política, esos soñadores que quieren romper el país, y van dando pasos que violan todas las leyes?, ¿cuándo se va a retirar de sus cargos públicos a esos pertinaces agresores al conjunto de la ciudadanía quemando su enseña nacional o rompiendo públicamente la imagen del actual monarca Felipe VI?, ¿cuándo se va a cortar justicieramente ese paso lento, pero pertinaz, como el avance de una apisonadora, en pos de esa “Barataria” nació catalana, que, como pequeño arroyo es fácil de vadear, pero si se deja recibir la aportación de otros y otros pequeños riachuelos se convierte en una caudalosa corriente difícil de contener y de evitar su asolador desbordamiento?

En una misma página de este mismo Diario (26 de “nacional” de 13 de septiembre) vemos el doble pulso de “la quema de fotos del Rey y la Constitución” y que “Puigdemont convocará un referéndum o elecciones constituyentes a lo largo de 2017”…
Puigdemont, en el culmen su álgida chulería, ha llegado a decir que “es el Estado el que desobedece al Parlament”.
Pues eso, ¿cuándo van a empezar a pagar?

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

octubre 2, 2016 Posted by | Uncategorized | Deja un comentario

Nueva edición de la romería del Malangosto y ya van 47

malangostoComo cada primer domingo de agosto, el pasado día 7 se celebró, con la acostumbrada multitudinaria asistencia, más de ciento cincuenta romeros de ambos sexos y todas las edades, desde un año hasta los 101, aunque en otras ediciones se ha llegado al medio millar, ésta, que es la romería más alta de Europa, y que se celebra en el Puerto que unos dicen del Malangosto, y otros, con similares razones, Malagosto, y que mapas y documentos empatan en sus citas, para los de Malangosto, por lo angosto y dificultoso de este paso, que ya en tiempos romanos unía Complutum (Alcalá) con Cauca (Coca) por Segovia, siendo más tarde difícil paso de los segovianos del sexmo de Lozoya, de estos pueblos que ayer fueron Segovia, y que hoy conservan este nombre en sus plazas, y nuestro emblemático Acueducto en sus escudos, para los de Malagosto, por ser un paso de extremas temperaturas de frío en el riguroso invierno y de insoportable calor en agosto, a los 2004 m. de altura, que otros sitúan en el capicúa 2002, y tampoco es cosa de poner al altímetro en compromiso de tan exigente eficacia.

Calor, lo que se dice calor, sí se pasa, amén de otras penalidades y riesgos que otrora se daban, como los bandoleros, brigantes, salteadores, bandidos, forajidos, proscritos, encartados…, que asaltaban y robaban a los transeúntes entre el sexmo de Lozoya, allende sierra, y los pueblos segovianos de esta ladera, además de otros peligros como el ataque de fieras que abundaban, como lobos, osos o jabalíes, y por supuesto los peajes que, por buenas o a las bravas, habíanse de pagar, como tan expresamente narra el Libro de Buen Amor de nuestro casquivano Arcipreste de Hita, Juan Ruiz, que aquí se teatraliza en su encuentro con La Chata.

Todo comenzó allá por el año 1969, como una de las diversas ideas que bullían en la cabeza de Jaime Alpens Gasparini, por estos años mi profesor de inglés en su Academia “Eurolenguas”. Nunca llegué a saber su nacionalidad, pues hablaba ruso, inglés, francés e italiano, como tampoco supe del parentesco de la señora que le ayudaba en las políglotas clases. Nos apreciábamos mutuamente, y me dijo que varios de mis artículos de prensa los había llevado a universidades de EE.UU. para hacer la versión al inglés, con el día a día de la Segovia a la que tanto quería y en la que tanta huella dejó de este cariño.
Ya antes había realizado otras actividades como excursiones didácticas a Peñalara, pero aprovechó ésta para fundir dos de sus pasiones, cultura y naturaleza, nuestra sierra y el Libro de Buen Amor (1330) con el encuentro en el chozo de La Chata.

He participado, incluso con alguno de mis nietos, en varias ediciones de esta romería que, como toda tradición popular, resulta amena y agradable, pues aunque la subida no es un paseo dominguero, al final es relajante viviendo toda la parafernalia de la romería.
Como romería es evento esencialmente religioso, si bien como cualquier otra actividad, por ejemplo el Camino de Santiago, puede realizarse y vivirse desde las facetas de naturaleza, ejercicio físico, meditación, o convivencia social y conocimiento de nuevos compañeros de actividad, y en este caso hasta encuentro con las más bellas páginas de nuestra literatura clásica; pero el acto central es la procesión desde el chozo al Puerto con el Santo Cristo del Buen Amor y la Vírgen de la Sierra, la suelta de palomas y otras rescatadas aves, como símbolo de la paz entre los pueblos serranos, y la celebración de la Eucaristía, aquí tan cerca del Cielo.

Con mi felicitación a esa Cofradía de Vaqueros Serranos del Cristo de Malangosto, al sacerdote celebrante, a los serranos mayor y más joven, a los “actores” que tan profesionalmente rediviven al Arcipreste y La Chata, este año identificados en María Sheila Cremaschi y Miguel Ángel Domínguez, y mi grato recuerdo para este buenazo hombrachón de infantil sonrisa, ojos saltones, vozarrón de trapo por la amalgama de idiomas que hablaba, promotor de tanta iniciática cultural en Segovia, mi profesor y amigo Jaime Alpens, mi ánimo y deseo de que ni nuevas normas, ni dificultades de todo tipo puedan anular ni mudar tan bonita tradición religiosa, social, que mantiene la amistosa relación de los pueblos de ambas vertientes de la sierra, Rascafría, Alameda de la Sierra, Sotosalbos, Basardilla o Torrecaballeros, festiva y montañera.

Manuel FERNÁNDEZ FERNÁNDEZ

octubre 2, 2016 Posted by | Familia, Sociedad, Uncategorized | Deja un comentario